Lo + nuevo

10 cosas que ya no puedes soportar a los 30

Hay una edad para todo, dicen por ahí y aunque no hay que ser tan drástica con este tipo de afirmaciones, efectivamente hay ciertas situaciones o vivencias que en la década de los 30 ya simplemente no se pueden tolerar.  Acá van una decena.

 Por: Jessica Ramos

www.jessicaramos.cl 

1-      Un hombre mamón: Este es un ítem complicado, porque para qué andamos con cosas, por lo menos en Chile, el hombre mamón prolifera como callampa, pero a los 30 años una ya no está para andar tolerándolo en su globalidad y esto incluye: un hombre que le pregunta a mamita por todo, un hombre que encuentra que la comidita de la mamita es lo mejor y lo peor de todo es que te lo refriega en la cara todo el tiempo, un hombre que no sabe decirle que no a mamita y la prefiere a ella siempre.

2-      Ir a tomar chelas a un lugar ruidoso: A los 20 y tantos, juntarse con los amigos en cualquier lugar, donde la música fuera estridente o donde hubiese música en vivo fuerte, muy fuerte y mesas pegoteadas,  era súper divertido, pero a los 30 y algo, este panorama no sólo es fome, sino que además insoportable. A los 30 años uno prefiere más la comodidad, estar en un lugar piola, tomarse un traguito y conversar, sin la necesidad de gritar para que el otro pueda escucharte.

3-      Dormir en un sillón/ suelo/ colchón: A los 30 y tantos uno empieza a valorar dormir bien y no en cualquier parte. ¿Por  qué? Porque a la mañana siguiente uno ya no puede tener la cara fresca y bella así como así, porque sabemos que hay que dormir bien para lucir digna al día siguiente. Así que queda súper descartado noches en sillones, en el suelo y hasta el colchones.

4-      Mochilear y dormir en la playa:  A los 30 y tantos viajar por pocas lucas lentamente parece ser algo pasado. O sea, buscamos ahorrar, pero eso no significará dormir en una misma pieza con 20 personas que no conocemos,  dormir en la playa y/0 plaza,  andar en autos con gente extraña o comer cosas de dudoso aspecto….Si este es el panorama,  preferimos no viajar y gastar lo que tenemos en otra cosa.

5-      Un gueón cagado: A los 30 y tantos tu panorama de día sábado con el novio no puede ser siempre  irse a dar besos en el parque o acudir a eventos gratuitos… a los 30 y tantos pololear sí es un gasto, nadie dice que hay que andar dándose lujos a cada rato, pero tampoco es posible que un hombre pretenda que pagando dos luquitas por ahí por una chela, una va a estar súper motivada y en modo romance. ¡Señor, no sea cagado!

6-      Familia entrometida: Una, podrá haber “tolerado” una suegra o una cuñada pesada a los 15 años, una podrá haberse mordido la lengua una y mil veces por no armar atados con la familia de la pareja. Una podrá haber aguantado estoicamente las críticas tipo “ay, si mi niño está tan flaco” o…. “es que tienes que aprender a cocinarle a él”, etc, pero a los 30 años en verdad, una ya no está para escuchar guevadas y contestas de vuelta con el mismo nivel de insulto o mala onda. Y esto pasa o por lo menos debería pasar,  porque a estas alturas, se está segura de quién una es y quién es tu pareja, no necesitas la aprobación de nadie.

7-      Morir de frío por una prenda: A los 20 años  perfectamente se podía salir a una fiesta con una súper mini aún habiendo 2 grados bajo cero… o sea, si te ves rica, da lo mismo tener los labios azules. Bueno, a los 30 y tantos, se opta por la comodidad y la salud, además descubres que hay ropa de ¡estación! Y no todo es de verano, ya que hay abrigos lindos, estilosos  que sólo te hacen ver linda, sino que además te ayudan a prevenir una pulmonía y vivir más años. ¡Aleluya!

8-      Pasar de largo: A los 30 y algo se tiene súper claro que si carreteas hasta tarde y al día siguiente debes levantarte temprano, andarás destruida durante todo el día. Una ya no  tiene la capacidad instantánea de los 20 y algo. Además, la ecuación también indica que hay que invertir más en tapa ojeras.

9-      Mal sexo: Por cultura, inseguridad, por inmadurez, inexperiencia o por lo que sea, a los 20 y algo una era capaz de obviar un mal polvo,  un hombre torpe  o un hombre malo para la cama, pero a los 30 y tanto, una ya no lo tolera. O sea, todos tenemos nuestros momentos, pero cuando el sexo  siempre es malo, uno dice: ¡Next!

10-   Una amiga geisha: A esta edad se comprende  que los pololos, pueden ir y venir, pero las y los amigos quedan. Por ende, no hay nada que provoque más escozor que esas amigas que de pronto dejan de ser ellas, dejan de salir, de tomar, de bailar, de reír, de vestirse de una cierta forma en “nombre del amor”. A los 30 y algo, una, si bien prefiere no pelear, da un paso al costado con este tipo de amistades. ¡Suerte para ellas!

Comentarios

Jessica Ramos
Acerca de Jessica Ramos (64 artículos)
Periodista con experiencia en medios digitales. Blogger y Directora del blog Historias en mis 30 www.jessicaramos.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*