Lo + nuevo

10 formas de apreciar el momento presente y disfrutar mas

En otros post hemos hablado (y seguiremos haciéndolo) del estar presente, de vivir el aquí y el ahora y cómo eso nos ayuda a mantener la calma, aliviar la ansiedad y lo mejor de todo, aprovechar el día, admirar las cosas, bajar nuestros niveles de ansiedad, aumentar nuestras defensas, entre otros.

Hoy les dejamos 10 ideas de cómo ir desarrollando esta capacidad de estar plenamente conscientes y así disfrutar sus numerosos beneficios:

Respira profundo:

Quizás pensarán: “Mmmmm siempre dicen eso”, pero es que es verdad! Respirar profundo y de manera consciente es primordial para sentir más, relajar el cuerpo y evitar el estrés del día a día. En tus descansos, siéntate y concéntrate en respirar lento… verán como nuestra mente (y nuestros “dramas”) se calma y comenzamos a ver las situaciones que nos aquejan con mayor perspectiva.

Expresa tu amor:

Deja una nota a tu pareja diciéndole algo lindo. Llama a tus padres para saber cómo están y decirles cuánto los quieres. Reúnete con tus amigas, conversen, abrácense y expresen su cariño. El ser humano es un ser relacional, por lo que expresar nuestro amor es parte esencial de nuestro bienestar como especie.  Si estás leyendo esto y eres de los que les cuesta decir “te quiero/amo” no te olvides que con gestos o acciones también puedes demostrar a otros tu cariño. Lo importante es que lo puedas expresar y asegurarte de que los demás captaron el mensaje ;).

Experimenta con aromas:

Hay ciertos olores que nos calman, nos dan paz o simplemente nos gustan. Reconoce cuáles son los que a ti te sirven y trata de incluirlos lo más que puedas en tus rutinas diaria. Te recomendamos también experimentar con aceites esenciales extraídos de plantas, árboles y flores, los cuales pueden ayudarte a recuperar energía, armonía y liberarte del estrés y la ansiedad.

Déjate ser:

No juzgues tus sentimientos, vívelos tal y cual como te están pasando, se consciente de ellos y agradece que puedas sentirlos. Sea lo que sea, respetemos esos sentimientos y no los reprimamos. El problema no está en sentirlos sino en las acciones o efectos que gatillan en nosotros. En vez de reprimirlos, debemos aprender a regularlos ya que todo sentimiento tiene una función positiva, por ejemplo, la rabia nos ayuda a poner límites y el miedo nos moviliza a protegernos del peligro. Lo que sí debemos tener presente es que no estemos sobre reaccionando frente a los diferentes estímulos para lo cual te puede ayudar hacerte la siguiente pregunta “¿Es beneficioso para mi el enojarme de este modo frente a este taco? ¿hay otra respuesta que quiera elegir y que me haga mejor?” Tal vez te des cuenta de que es mucho más útil subir la música y prepararte para disfrutar ese tiempo a solas contigo que enojarte por algo que está fuera de tu control.

Estira tu cuerpo:

En la oficina el cuerpo se nos adormece, sentados, tecleando, pensando sólo en lo que estamos haciendo para el trabajo, etc. Estirarse ayuda a que la sangre circule, a que nos conectemos con nuestro cuerpo, a aliviar tensiones, oxigenar nuestros músculos y evitar dolores y contracturas en hombros y columna.

Detente y presta atención:

¿Hay pájaros cantando?, ¿corre un viento rico?, ¿suenan las hojas de los árboles?, lo que sea, detente y observa. Cuando vamos demasiado rápido por la vida nos perdemos muchos detalles que son fuente de energía, de belleza y de paz para nosotros.

Digamos gracias:

¿Despertamos?, gracias. ¿Nos gustó mucho la comida?, gracias. ¿Alguien nos llamó para decirnos que nos quiere?, gracias. ¿Apareció una nueva oferta de trabajo?, gracias. Ser agradecidos por lo que tenemos es la base de la felicidad.

Arranca a un lugar distinto:

A veces se espera reunir un buen grupo de gente para irse a la playa, la cordillera, el campo y salir de la ciudad. No esperes que alguien te acompañe, toma un bolso y parte a ese lugar a desconectarte del día a día y conectarte contigo, vivir el ahora, disfrutar.

Abraza:

A veces nos olvidamos lo rico que es un abrazo, de esos largos, apretados y llenos de amor. ¿Por qué no damos un abrazo rico hoy? Además, al recibir un abrazo aumentan nuestros niveles de serotonina y dopamina, neurotransmisores que nos ayudan a reducir los niveles de estrés y mejorar nuestro estado de ánimo; reducen la presión arterial; reducen nuestros niveles de estrés y ansiedad y mejora nuestro sistema inmune al favorecer la creación de glóbulos blancos.

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com