Lo + nuevo

10 pasos para superar una ruptura a los 30 años

Para las que están pasando por este duro proceso, acá te damos algunos consejitos de lo que no tienes que hacer durante estos momentos. Sé buena contigo, no hagas las cosas más difíciles y lo más importante.. quiérete. 

Por: Jessica Ramos

Digan lo que digan no es lo mismo terminar una relación a los 20 que a los 30 años. Una está parada en la vida de manera distinta, ojo que esto no significa que uno estará mejor preparada para enfrentar una ruptura, de hecho, puede que manejes una situación así peor que a tus 20 primaveras.

Por lo mismo, acá te damos algunos tips de ayuda en caso que en estos momentos estés pasando por esta situación (que puede parecerte nefasta a ratos).

1-No te creas lola: A veces pasa que cuando una relación se termina, una tiende a lanzarse a la bohemia. Sales a bailar hasta la madrugada, te tomas hasta el agua del florero, vas a todos los carretes y si no hay , te los inventas, fumas sin parar, en otros casos hasta llegas a las drogas, todo con tal de no sentir esa pena terrible. El problema de esto es que a los 30 y tantos el cuerpo no aguante tan bien estos desequilibrios y es posible que te pasen la cuenta de este modo: engordas, tu piel se vuelve un asco, aparecen ojeras, tu pelo se pone seco, siempre andas cansada, malhumorada, te quedas dormida, te atrasas en todo…. es alto el precio por optar por este camino.

2-La vida no se termina ahí y mucho menos el amor: Cuando te quedas soltera a los 20, todo el mundo te dirá con esperanzas que te queda mucho camino por recorrer y hombres que conocer. Pero cuando te pasa de los 30 para arriba, la  gente te mirará como si alguien se hubiese muerto. Aún cuando nadie te lo diga directamente, puedes sentir en el aire que las personas están lamentando que te hayas quedado para vestir santos. Pero no es así, uno puede amar y enamorarse muchas veces más, toda la vida, de hecho.

3-No llores más de la cuenta: Llorar a los 20 años durante un mes por un sujeto o por una relación que no funcionó, pasa, pero cuando ya tienes 30, llorar una semana ya es una pérdida de tiempo. Cada uno con sus tiempos y duelos, es cierto, pero con los años, te das cuenta que la vida es demasiado corta para quedarse pegada. Un día triste es sinónimo a un día perdido.

4-Intenta no llenarte de odio: No hay tiempo tampoco para andar de resentida por la vida. Si se acabó, bueno, es porque en el futuro vendrá algo mejor. Siempre pasa, así es la vida, por eso, no es bueno guardar rencor ni contra el sujeto en particular ni contra los hombres general, porque después es  doble pega, ya que tendrás que aprender a soltar eso, imposible vivir de ese modo.

5-No te pongas loca con la redes sociales: Trata de no ponerte a espiar las redes sociales del sujeto en cuestión. Es malsano y de seguro que te encontrarás con cosas que te dolerán, lo cual no tiene sentido, porque es algo que no puedes cambiar. Suelta y chao!

6-No busques el amor por desesperación: Nadie sabe cuándo volverás a enamorarte, puede ser incluso al día  siguiente, pero esto no aplica si lo que haces es buscar a todos tus exes para ver si se puede retomar algo o si te pones a coquetear con cualquier cosa para sacar un clavo con otro clavo. Lo más probable es que esa nueva relación sea un desastre, aunque bueno, no hay reglas en esto.

7-Internet podría ser tu gran aliado: A los 30 y tantos cuesta mucho conocer a personas nuevas, salvos que seas una especie de socialité o por tu  trabajo te toque viajar y conocer a mucha gente. Pero la vida de la persona común y corriente no es así. Pero hay una alternativa y se llama Internet, acá puedes encontrar personas nuevas por las redes sociales, por los chats, por aplicaciones…. Claro que hay que tener cuidado porque está comprobado que hay harta gente loca por ahí, pero de repente tienes suerte, ¿quién sabe?

8-No pienses tanto las cosas: Las mujeres somos buenas para andar haciéndose caldo de cabeza con este tipo de cosas, onda, pero por qué pasó, qué hice mal, ¡por qué a mí! Bla bla bla, está bien meditar las cosas, pero estar todo el día dándole vueltas a lo mismo no es sano. En eso hay que aprenderle un poco a los hombres, que son más prácticos para estas cosas.

9-Deja de hablar con él: Cuesta pero es santo remedio. No se puede superar una separación si estás hablando todo el día y todos los días con esa persona. Cuando hay hijos es más difícil conseguir esto, pero también se puede poner límites a esto, por  ejemplo, que la comunicación sea sólo una vez al día, salvo que sea algo urgente, pero no van estar juntándose para hablar sobre los libros que hay que comprar para el colegio. Y si no hay hijos, bueno, desaparece por un buen tiempo.

10-No te quedes congelada en el tiempo: Si  bien no se trata de ponerse a pololear al día siguiente con otra persona, tampoco se trata que uno esté durante meses con el piyama puesto esperando que él se dé cuenta que te ama o que se digne a buscarte. El tiempo pasa, la vida cambia, el mundo sigue girando.

Comentarios

Jessica Ramos
Acerca de Jessica Ramos (64 artículos)
Periodista con experiencia en medios digitales. Blogger y Directora del blog Historias en mis 30 www.jessicaramos.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*