Lo + nuevo

11 Mitos en torno a la lactancia materna que quizás no sabías…

Salvo situaciones muy puntuales, toda mujer, luego de nacido su bebé, cuenta con la capacidad de poder amamantar por un largo periodo de tiempo si así lo desea. Una efectiva acción hormonal permite garantizar que esto sea posible de forma natural y progresiva, pero su accionar generalmente se ve afectado por las sucesivas intervenciones que alteran el progreso natural del parto y que generalmente terminan con la separación de la mamá y el bebé, destinando la primera hora de vida del recién nacido, a controles y otros, lejos del contacto con su madre.

Aún así, es posible establecer una lactancia exitosa. Sin embargo, es importante despejar ciertas creencias que atentan contra el proceso y solo contribuyen en algunos casos, a mermar la confianza de la madre y desconectarla de su natural instinto materno:

  1. El volumen mamario está relacionado con la capacidad de producir leche. El tamaño de los pechos se debe al contenido graso de las mamas y este no está relacionado con la producción de leche. La producción se vincula a la glándula mamaria facultada para realizar esta preciosa alquimia de transformar la sangre materna en dulce leche para el bebé. En ese sentido TODAS las mamas tienen la capacidad de satisfacer la producción de leche necesaria para alimentar al bebe.
  1. Preparar tus pezones durante la gestación. Aunque muchas mujeres lo realizan y a veces es bastante tortuoso el procedimiento (cepillarse fuerte en la zona de la areola) no es necesario. El tejido del sector naturalmente ha sido provisto para resistir la potente succión del bebé y junto a ello gradualmente durante la gestación se acondiciona para la lactancia.
  1. Las grietas y/o el dolor en los pezones son normales durante la primera semana. La lactancia materna no debe doler. Si esto sucede, lo más probable es que haya un acople inadecuado del bebé al pecho. Probablemente esta prendiéndose solo del pezón y esto genera dolor, irritación y grietas. Tu bebé debe prenderse a tu pecho incorporando dentro de su boca la mayor cantidad de la areola posible.
  1. Necesidad de esperar entre toma y toma para que tus pechos acumulen leche. La glándula mamaria nunca está vacía, está en continua producción de leche. Amamanta sin reloj, vaciando primero un pecho para luego ofrecer el otro. La consistencia de la leche varia durante la toma, la primera parte es menos densa para saciar la sed y a continuación viene leche más densa (con mayor contenido graso) que es la que contribuye al aumento de peso de tu bebé.
  2. Restringir las tomas a 15 minutos por lado para que el bebe no se llene de gases. La glándula mamaria no contiene aire en su interior como para pensar que durante la succión el bebe lo trague y se llene de gases. Esto si sucede con el biberón pero no con la leche materna.
  1. Si el bebé no sube de peso es porque la leche es de baja calidad. La leche materna de cada mamífero cuenta con todos los requerimientos necesarios para nutrir a sus crías y la leche humana no es la excepción. Es más, el cuerpo se encarga de tomar de tus reservas si no te estás alimentando bien para construir la leche con todos los requerimientos cubiertos. El problema se produce por la programación de las tomas en tiempo y frecuencia. Condicionado a ello, si el bebé es menos eficiente en la succión, a los quince minutos no alcanzara la leche mas densa y obviamente no subirá de peso, pero es por cómo se te recomendó amamantar NO por la calidad de tu leche.
  1. Ordénale las tomas para que no te manipule. Enseñale desde chiquitit@ a que no sea maños@: Las demandas de tu bebé son sus necesidades y no caprichos. Por toda la información antes compartida sabes que requerirá mamar seguido y que su capacidad de succionar y de efectivamente mamar es individual y no necesariamente debe responder a los estándares generales. Deja que tu cuerpo y el de tu bebé sincronizados, ordenen naturalmente las tomas hacia un ritmo adecuado. Esto es entre 10 a 12 tomas en 24 horas los primeros meses.
  1. Después de los tres meses el bebé duerme la noche corrida. Si bien es cierto a algunos bebés les sucede esto no es lo habitual. Por la naturaleza hormonal, durante la noche se produce un segundo pick en la producción de prolactina (hormona que participa en la producción de la leche) y que se asocia a la necesidad de tomas nocturnas del bebé, sincronizadas para poder establecer una producción de leche prolongada en el tiempo. Lo normal es que los bebés no duerman de corrido durante este periodo por la misma razón. La situación cambia si estas complementando tu leche con relleno, dado que este ultimo tarda más en digerirse ( 3 a 4 horas) e interfiere en el patrón de producción de tu leche.
  1. Evitar alimentos que generen cólicos en el bebé. Aunque algunas madres comentan ciertas asociaciones entre alimentos y malestar estomacal, si se abre la mirada a nivel mundial, esto obedece a patrones culturales sin verse claras correlaciones entre alimentación y cólicos. Y es entendible porque lo que se transforma en la leche es tu sangre, que presenta siempre un contenido estándar en su configuración, y no el alimento que directamente ingeriste. En México las madres consumen altos niveles de ají en la gestación y lactancia sin observarse efectos directos sobre el sistema digestivo del bebé. Así como en otros países de oriente se consumen alimentos muy especiados.
  1. La leche materna no alimenta después del año. La leche y su composición va variando conforme se va desarrollando tu bebé y cuenta con la condición de nutrirlo en todos sus requerimientos hasta los dos años de edad inclusive. La OMS recomienda lactancia hasta esta edad al menos, asociada a alimentación solida complementaria. Hoy existe un apuro por destetar a los bebés a los 6 meses, pretendiendo que una papilla de frutas o verduras pueda reemplazar el rico contenido nutritivo y emocional de una sola toma…El bebé gradualmente ira manifestando interés por los sólidos y esta transición no es igual para todos.
  1. Si el bebé hace tomas cortas y seguidas es porque queda con hambre. La leche materna no solo nutre físicamente, también calma y regula emocionalmente al bebé. Recurrirá al pecho por necesidades físicas o emocionales y está bien, es sano que así sea. No es manipulación ni tiranía de su parte. Es muy probable que si realiza este tipo de tomas cortas y seguidas sean solo señal de que tiene sed. Si esto ocurre en verano es más comprensible todavía.

Comentarios

Valeria Escobillana
Acerca de Valeria Escobillana (22 artículos)
Doula, Consejera Lactancia y Terapeuta Floral Instructora de Kundalini Yoga Especialista en yoga Pre Natal/Post Natal/ Masaje y Yoga Bebé Mail: mujeres@satya.cl
Contacto: Sitio web

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*