Lo + nuevo

3 razones para amar la menstruación

Desde la pubertad, la menstruación se comenzó a ver como algo negativo, algo para ocultar, etc. Se teme a los antojos de ese período, a los cambios de ánimo, entre otras cosas. Pues bueno, hoy queremos señalarles tres ideas para que comiencen a amar su período en vez de odiarlo… ¿se podrá?.

  1. Se trata de un momento natural de desintoxicación:

Las mujeres somos muy afortunados en tener una desintoxicación mensual integrado en nuestra biología. Durante la menstruación, no solo eliminas el revestimiento del útero, también a puede considerarse como un espejo de lo que sucede en el nivel emocional y espiritual. El período puede llamarnos a un tiempo de “desintoxicación emocional” – una ventana a la introspección, auto-cuidado y catarsis emocional que nos podemos permitir una vez al mes. No está nada de mal.

  1. Es un gran momento para el descanso.

Necesitamos descansar y es por eso que nuestro ciclo mensual es un recordatorio para frenar. La debilidad física que puede traer aguantar la pérdida de sangre (nuestra fuerza vital) es también una voz nos dice: ” ¡Hola, tómate este tiempo para reducir la velocidad!” La verdad es que cada persona en el planeta puede beneficiarse de tomar un tiempo mensual de: unos pocos días al mes en el que son más suaves consigo mismos, no se exigen tanto y están mas conscientes del día a día.

  1. Sensibilidad también puede ser pensada como una mayor intuición:

Justo antes y durante el periodo, nuestra las hormonas fluctúan, lo que a menudo significa que suelen sentirse más sensible emocionalmente. No solemos pensar en estos términos, pero mayor sensibilidad es básicamente un estado de conciencia, un sentido acentuado de las cosas que experimentamos, en esos días nuestra intuición está casi al 100%. ¿No es algo maravilloso?. Escúchese en aquellos días… se sorprenderá.

Comentarios

Javiera Gajardo
Acerca de Javiera Gajardo (101 artículos)
Periodista, Blogger e Instructora Integral Pilates Escribo de comida, tendencias, decoración y vida saludable. ¡Si nuestro corazón y mente están bien, nuestro cuerpo también!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*