Lo + nuevo

3 simples pasos para conseguir paz

En esta columna me gustaría comentarles la importancia de administrar nuestra energía mental. ¿A qué me refiero con eso? A ocuparnos en vez de preocuparnos por las cosas ya que en la preocupación es donde perdemos muchísima, pero muchísima energía. ¿A quién no le ha pasado darse cuenta de que estuvo horas, incluso días “Pre” ocupándose por algo que finalmente no ocurrió? ¿O por algo que ya pasó y que no podemos hacer NADA por cambiar? Ambas situaciones, quedarnos pegados en el pasado o anticipar catastróficamente el futuro, drenan nuestra preciada energía mental, nos sacan de foco y desvían nuestra atención de nuestros objetivos y sueños.

Por el contrario, estar en paz implica estar en el presente. Aceptando los acontecimientos que ya ocurrieron (porque efectivamente no puedo hacer nada por cambiar lo que ya pasó) y no pre ocupándonos por cosas que aún no suceden.

Esta sensación nos permite ser felices, saludables y crear buenas relaciones con nosotros mismos y los demás. He ahí la importancia de lograr aquietar nuestra mente concentrándonos en el aquí y el ahora.

Hoy les compartimos tres pasos para que puedan ir practicándolos e ir apaciguando el estrés, tristeza y sentimientos de agobio que los puedan estar molestando estos días:

1. No dejar para mañana, lo que puedes hacer hoy:

Este dicho es muy sabio. A veces, tenemos cosas que nos agobian, que no queremos hacer porque nos da miedo, dudamos de poder hacerlo o simplemente no nos motiva. Quizás sea decirle a alguien algo que nos molesta, renunciar a un trabajo, terminar una relación, hacer ese trámite latero, etc. Cosas que por diversas razones se van postergando. Sin embargo, siempre será bueno liberarnos de aquello que nos tiene preocupados, hablar, echar afuera todo eso y sobre todo ACTUAR.

En resumen, el guardar sentimientos o tareas por hacer, por miedo o pereza, no hace bien. Nos brinda un cuerpo cansado, mal dormir, mal humor y ánimo caído… ¿para qué sentirnos mal si podemos sentirnos bien?

2. Olvidar:

El rencor, rabia y resentimiento, jamás nos brindarán calma y paz. Este tipo de sensaciones sólo nos lleva a estresarnos, a gastar energía, a que el corazón se agite, a angustiarnos, etc. Es normal sentirnos mal si alguien nos trata de mala manera, si tuvimos un conflicto con alguien, el cual no se cerró o que quizás nunca logramos decir lo que sentíamos, pero no podemos dejar que esos sentimientos nos invadan por siempre, hay que saber sanar eso de forma interna, enviar pensamientos de amor a esa persona con la que tuvimos algo inconcluso y soltar. O como en el primer punto, lograr cerrar ese capítulo enfrentando la situación.

3. Silencio y soledad:

En la rutina diaria la mayoría vive en torno al computador, el celular, a las redes sociales, etc. Siempre con ruido, mensajes, llamados, reuniones… un ir y venir de situaciones en las que pocas veces encontramos silencio, relajo y paz. Es por eso que es necesario generar momentos de quietud para tener tiempo a solas con nosotros mismos, recargarnos de energía, redefinir nuestras metas, evaluar cómo estamos y simplemente estar.

Una buena opción es pintar un dibujo, como si fuéramos niños, ya que nos activa la concentración, nos relaja y es una forma de meditar que se está usando bastante. Lo mismo pasa con bordar o hacer algo con nuestras manos a solas.

 

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com