Lo + nuevo

4 causas de ansiedad y depresión que a menudo pasamos por alto

Muchas veces, quienes sufren cuadros ansiosos o depresivos recurrentes, pasan por alto que muchas veces la causa de éstos puede ser orgánica. Aquí les dejo, alguna de las causas, insospechadas de estos trastornos del animo:

  1. Ser celíacos:

Alrededor del 1% de la población son celíacos (o saben que lo son). Esta es una patología causado por la reacción negativa del cuerpo al gluten; proteína que se encuentra en el trigo, cebada y centeno. Y se caracteriza  por la presencia de dolores intestinales. Según las investigaciones habría una alta correlación entre ser celiaco y presentar sintomatología ansiosa.

En esto es importante que si existen síntomas al respecto, se pueda realizar un simple examen de sangre para comprobar si se padece de esto.

  1. Apnea del sueño:

Hay dos tipos de apnea del sueño, la apnea obstructiva del sueño, que es la forma más común y ocurre cuando el tejido blando en la parte posterior de la garganta colapsa, bloqueando así las vías respiratorias durante el sueño; y la apnea central del sueño, aunque no es tan común, es cuando el cerebro olvida hacernos respirar. Un estudio del año 2003 encontró que casi uno de cada cinco personas con depresión sufren también de un trastorno del sueño relacionado con la respiración. Si puedes dormir pero nunca te sientes lo suficientemente descansado, o te encuentras a menudo cabeceando, debes consultar con un médico y solicitar una evaluación para la apnea del sueño.

  1. Problema de la tiroides:

Una funcionamiento deficiente de la tiroide, ya sea por hipotiroidismo o  hipertiroidismo, pueden facilitar el desarrollar una depresión o un cuadro de ansiedad acompañado de otros síntomas como subidas o bajadas de peso drásticas, agotamiento o agitación.

  1. Dieta poco saludable:

El 2011, un estudio publicado en Estados Unidos encontró que individuos que consumieron una dieta alta en productos horneados y alimentos de preparación rápida tuvieron 51% mayor riesgo de desarrollar depresión. Por el contrario, una dieta alta en antioxidantes (frutas coloridas y verduras como espinacas, brócoli y coliflor) y los ácidos grasos, particularmente omega-3 (aceites de pescado, nueces y linaza) Presentaban un bajo riesgo en desarrollar una depresión, al proporcionar al cerebro los nutrientes que necesita para reparar el daño de radicales libres y optimizar la funciones cerebrales.

Comentarios

Javiera Gajardo
Acerca de Javiera Gajardo (101 artículos)
Periodista, Blogger e Instructora Integral Pilates Escribo de comida, tendencias, decoración y vida saludable. ¡Si nuestro corazón y mente están bien, nuestro cuerpo también!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*