Lo + nuevo

4 hábitos tóxicos de las parejas que parecen inofensivos

La sacada de factura… ¿Quién se ha portado peor?:

Un situación común a la que se ven enfrentadas las parejas es que un desacuerdo “X” se vuelve una oportunidad para “sacar la factura y cobrar deudas” es decir para rememorar situaciones pasadas en que el otro cometió un error y que estaban supuestamente saldadas; dando pie a una escalada de argumentos sin otro norte que culparse por diferentes cosas para demostrar que el otro es peor como una forma de victimizarse o bien justificarse en su proceder actual. Y esto ¿soluciona lago? Claro que no, sólo desvía el foco del problema actual, abre heridas y estropea los canales de comunicación. Mi consejo: “lo que pasó, pasó” enfóquese a solucionar el problema actual y verá como ese es también el camino para subsanar los dolores del ayer. Recuerde que el objetivo no es tener la razón, sino que encontrar el camino para juntos ser felices.

La “Indirecta”, tirar la piedra y esconder la mano:

Es usual encontrar parejas en las que uno de ellos declara “me hace enojar con sus comentarios o me hace enojar con su pasividad” y el otro declara “yo nunca le digo nada, me cargan las peleas, él/ella explota de la nada”. Resulta que es usual que quién toma al conflicto, y tenga rabia hacia su pareja, busque algún camino para dejar entrever su molestia pero sin enfrentar al otro de manera frontal, de modo que lo picanea de un modo sutil “no se dice directamente, pero se dice igual” con la esperanza, muchas veces inconsciente, de que el otro reciba el mensaje o que reaccioné agresivamente para ponerse como víctima de la situación y tener permiso para criticarlo o culparlo más abiertamente. Mi consejo: Hágase responsable de su rol en los conflictos y aprenda a discutir de un modo directo y no culpabilizador orientado a solucionar los problemas en vez de evadirlos.

Celar como muestra de amor:

Los celos se pueden volver un problema de pareja cuando se les asocia con demostraciones de amor, ocultando tras ese discurso ansiedades e inseguridad. Sea que su estrategia es celar, o pedir ser celado, lo que encontramos es que usted cree que el otro es el único que tiene que esforzarse para hacerlo sentir especial, único y amado generando en la pareja una sensación de agobio y de demanda excesiva. Mi consejo: trabaje para incrementar su autoestima y autoconfianza, concientícese de que la mayor prueba de amor es que su pareja lo sigue eligiendo y prefiriendo a diario, lo demás son sólo maquinaciones de su pesimista mente. Y recuerde que la forma más potente de demostrar amor es confiar en la veracidad del vínculo.

Creer que ser proveedor o cuidadora es sinónimo de preocuparse por la relación de pareja:

Escudarse en los roles de proveedor, padre, madre, cuidadora o responsable de los hijos o del hogar es una de las formas más frecuentes que tienen hombres y mujeres para justificar la poca atención, dedicación y disposición a la intimidad emocional y/o erótica con la pareja; creen que al cumplir con los deberes diarios del trabajo, la casa y la crianza están a su vez satisfaciendo las necesidades de cercanía y conexión de la pareja, cuando en realidad poco y nada dedican al otro quien sólo recibe “las sobras”, y es posicionado como la última prioridad dentro de una larga lista de deberes. Mi consejo: Conscientemente dedique al menos media hora diaria a conversar sobre el nosotros con su pareja; permítase al menos una vez a la semana forjar un espacio para los dos (libre de hijos y de pareja) y jueguen a la cita romántica; y finalmente, venza a su mente y su discurso de flojera que le hace posterg

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*