Lo + nuevo

5 Cosas que debes saber sobre tu vagina, porque realmente es PODEROSA!

Probablemente en el día a día, le damos poca importancia a nuestra vagina. No creo haber oído a ninguna de mis pacientes decir que conoce su zona íntima y muy por el contrario, me encuentro frecuentemente con que las mujeres que llegan a mi consulta saben poco y casi nada sobre su Vagina.

Es por esta razón que aquí les cuento 5 cosas que definitivamente necesitan saber sobre lo maravillosa, fuerte y poderosa que es la vagina!

  1. La vagina es sólo una parte de tu zona íntima

La zona íntima femenina está compuesta por varios órganos entre los que se encuentra el clítoris (que es el único órgano del cuerpo diseñado exclusivamente para dar placer), los labios externos e internos, la uretra (canal de salida de la orina desde la vejiga) y la Vagina.

Dejamos claro en este punto que, primero, las mujeres NO orinamos por la vagina y segundo, la vagina es simplemente un órgano más en la zona íntima.

  1. La vagina tiene paredes que se pliegan.

La vagina está formada por paredes que tienen la capacidad de abrirse o cerrarse muy parecido a como lo hace una acordeón o un paraguas. Gracias a sus pliegues la vagina puede abrirse o dilatarse de acuerdo al tamaño de lo que se ponga dentro de ella.

Gracias a esta maravillosa capacidad, es que podemos meter desde un tampón hasta un juguete sexual de gran tamaño sin dañar su estructura o “romper” nuestra vagina.

  1. La vagina se puede salir

¿QUÉ? Así como lo lees….. la vagina puede caer de su posición normal y empezar a prolapsar o salirse a través del introito u orificio vaginal, de la misma forma como cuando se voltea un calcetín de adentro hacia afuera.

Generalmente el prolapso se produce por debilidad de los músculos del piso pélvico, pero no te preocupes, no es algo que no tenga solución. Dependiendo del grado del prolapso, puede detenerse mediante el tratamiento kinésico del piso pélvico o con una cirugía correctiva.

  1. La vagina se vuelve más grande cuando estás excitada

Cuando hay excitación, tu vagina se agranda y puede llegar a aumentar su tamaño hasta en un 25%, extendiendo su longitud para favorecer la acomodación del pene. ¿No crees que es maravilloso?

Esta es una excelente razón para darse un buen tiempo de juego previo.

  1. A las vaginas les gusta (y NECESITAN) hacer ejercicio!

El ejercicio físico es algo que se recomienda frecuentemente para tener una vida sana. Pero, ¿qué pasa con los músculos del piso pélvico? Los ejercicios de piso pélvico o de kegel, pueden hacerse en cualquier lugar y a cualquier hora. Simplemente, piensa en retener un gas o en lo que harías para cortar el chorro de orina y contrae fuertemente los músculos que rodean la vagina y el ano. Mantén la contracción por algunos segundos y relaja completamente.

Puedes repetir las contracciones 10 veces y hacer esta serie 2 veces al día mientras estás sentada en la oficina, caminando en el super, acostada viendo tele o incluso mientras estás en un taco!

Si sientes que no logras realizar adecuadamente la contracción y sientes el esfuerzo en el abdomen o piernas y necesitas ayuda o quieres practicar regularmente ejercicio de tus músculos vaginales, te invito a tomar mis clases de Fitness íntimo, en las que se trabajan los músculos pélvicos para fortalecerlos y prevenir disfunciones como la incontinencia de orina o de gases y lo mejor…..mejorar los orgasmos!

Como ven, nuestra vagina es poderosa, además de todo lo anterior, nos da el privilegio de reproducirnos y dar a luz los hijos, ¿Cómo no cuidarla y mantenerla en excelentes condiciones?

Te invito a conocer y explorar tu zona íntima. Y si por alguna razón, sientes que algo va mal con esta zona, si presentas escape de orina o sientes un peso sobre tu vagina, si tienes dolor durante las relaciones sexuales o no puedes tener penetración, puedes consultarme e iniciar tratamiento de reeducación de piso pélvico. Estas disfunciones, tienen solución!

Comentarios

Carolina Silva
Acerca de Carolina Silva (6 artículos)
Realizo tratamiento kinésico a pacientes adultos (hombres y mujeres) y pediátricos que presentan disfunciones de la zona perineal como incontinencia urinaria, fecal o de gases, infecciones urinarias a repetición, prolapso genital, constipación o estreñimiento, amplitud vaginal, preparación para el parto, masaje perineal, manejo de cicatriz de episiotomía, disfunción eréctil, eyaculación precoz, vaginismo y dispareunia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*