Lo + nuevo

5 reglas para tener una buena comunicación de pareja

Gran parte de los problemas de pareja radican en una asunción básica, creer que saber hablar y poder oír, significa saber escuchar y comunicarse de manera efectiva. Gran error, tener una buena comunicación de pareja es una habilidad a desarrollar. Por ello, para ayudarte a desplegar estas capacidades te dejo a continuación 5 reglas de oro que no tienes que olvidar si tu deseo es cultivar la conexión y armonía.

1- No hacer suposiciones:

Gran parte de los problemas de comunicación de una pareja radican en lo que nuestra mente nos dice sobre el otro, más que lo que el otro está diciendo realmente (o lo que va a decir). Y esto se puede dar de dos formas. La primera, asumiendo de antemano lo que el otro va a hacer o decir, lo cual hace que nos adelantemos a su respuesta de forma conductual (por ejemplo evitándolo, reaccionando agresivamente o poniéndole mala cara antes de que hable) o de forma verbal (por ejemplo, rebatiendo antes de que termine la frase). La segunda forma es subtitulando lo que dice el otro ¿a que me refiero con esto? A que uno interpreta lo que el otro “realmente quiere decir cuando dice X” proyectándole intenciones negativas a lo que expresa del tipo “tu dijiste esto….pero en el fondo yo sé que lo que tú querías decir es…” . En definitiva, no cometa el error de creerse adivino, que sus “super poderes” terminarán bloqueando la comunicación.

  1. No crea que lo obvio existe:

Uno de los errores más frecuentes y raíz de varios de los problemas de comunicación de las parejas es dar por obvio las cosas y a considerar que si el otro no hizo o no dijo lo que “era obvio” es porque no me ama o no le importo o lo hace para dañarme o aprovecharse de mí. Cada integrante de la pareja es un mundo aparte y como tal percibe y concibe la realidad de modo distinto, ni uno ni el otro están más cercanos a “lo debido” o a “lo real. La realidad es el resultado de un consenso entre muchos, por lo que si tu esperas algo o que algo se haga de cierto modo, mejor expresarlo de forma clara y constructiva a frustrarse por qué no te han leído la mente. Tan contraproducente como creerse adivino es esperar que el otro lo sea. Paciencia y proactividad son claves en la comunicación efectiva.

  1. Aceptar tu responsabilidad en los problemas.

Es muy frecuente que cuando hay un conflicto, ambos integrantes de la pareja destinan gran parte de su energía a señalarle al otro sus errores y a devolver las acusaciones que reciben de parte de la pareja con otra sacada de factura, volviéndose una competencia en la que gana el que termina con menos culpas a su haber. Sin embargo, este “round” de críticas no suelen conducir a ninguna parte, ya que ambos terminan heridos y viendo al otro como el malo. En este sentido es fundamental, aprender a evaluar nuestro propio comportamiento y reconocer lo antes posible cuando uno “metió la pata” (en vez de ponerse a la defensiva) o cuando está siendo un elemento activo en la escalada de agresiones mutuas. Palabras de gran ayuda en estas situaciones son: si tienes razón, perdón, es cierto no lo volveré a hacer o Ok, lo haré. Una buena comunicación implica aprender a dejar de lado el orgullo y optar por la sabiduría y crecer a partir de nuestros errores.

  1. Cross-check de información:

¿Has subido alguna vez a un avión? ¿Has escuchado cuando el capitán dice: tripulación, toboganes en automático, cross-check y reportar? Bueno, esa indicación tiene por objetivo, disminuir errores humanos que pongan en riesgo la seguridad de los pasajeros y consiste en que cada tripulante arma su tobogán y luego va a chequear que su compañero lo haya armado, para evitar errores. Las parejas tienen que aprender a hacer lo mismo y cross chequear si lo que entendieron es realmente lo que su pareja quiso decir, esto nos ayudará a tener claridad de la perspectiva del otro y facilitar la comunicación. En mi experiencia he visto como frecuentemente las parejas hablan de dos cosas distintas cuando discuten porque no les interesa entender al otro sino que el otro entienda su postura, llegando a un punto muerto. Antes de argumentar, es vital entender de que estamos hablando ¿no lo creen?

  1. Es imposible no comunicar:

Aunque usted no sea el que discute cuide su comunicación no verbal: postura del cuerpo, la atención que da o quita, tonos de voz, las caras, miradas y ruidos, las actitudes. Comunicar no se limita a lo que dice sino que también abarca lo que hace. Por ello vigile que su actuar demuestre atención, receptividad, positividad y cariño; gran parte de los estallidos emocionales de las personas terminan siendo una reacción a las comunicaciones no verbales del otro que funcionan como una agresión pasiva.

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com