Lo + nuevo

5 señales de que te estás convirtiendo en una bruja

Si sientes que esa bruja que vive en tu interior se está apoderando de ti, acá te damos varios indicadores que podrían confirmar este diagnóstico.

A lo mejor considerarán que es un comentario machista, pero creemos que todas las mujeres llevamos una mini bruja en nuestro interior. Sólo que algunas deciden dejarla suelta y sin control, en cambio otras, intentan frenarla.

Nosotras las mujeres somos complejas, al igual que los hombres, sólo que de una manera distinta. Somos intensas, nos gustan las cosas altiro, tenemos poca paciencia para algunas cosas y bueno…. si bien estas características hacen que por lo general consigamos todo lo que queremos, también es un arma de doble filo, porque si nos vamos al chancho,  terminamos volviendo loco a nuestra pareja.

Así que si de pronto  te estás sintiendo media paca o bruja, acá te damos las señales que confirman tu aprensión.

1-Te molestas por todo: Onda, ¿pero por qué comes con la boca abierta?, u  oye, pero por qué dejas las cosas para el último minuto, o pucha, me carga que abras la ventana del auto porque me da frío etc etc etc. En general se trata de puras idioteces tolerables, solo que como estás con el switch de bruja encendido, simplemente te molesta y no tienes filtros. Nadie dice que hay que quedarse callada cuando algo te molesta, pero hay  que idear la forma de no parecer un moscardón pesado.

2-Le recuerdas algo todos los días: Es cierto, los hombres son menos ejecutivos que nosotras, nadie va a negar eso. Nosotras somos más organizadas y podemos caminar y masticar chicle a la  vez, ellos… no mucho. Por ende es muy probable que sean más lentos para conseguir cosas, para llamar el maestro, para ejecutar cosas. Esa es la razón por la que muchas terminan convirtiéndose en una especie de sargento, recordándoles fechas, plazos, lo que tienen que hacer etc, tal cual fueran la mamá. A los hombres les apesta eso, porque al final del día saben lo que tienen que hacer pero a su ritmo. Está bien ser una agenda humana, pero hay que saber hacerlo con sutileza, humor y una gran sonrisa en el rostro. De lo contrario, lo único que conseguiremos es que el otro haga las cosas de mala gana y que nosotras nos sintamos podridas y desgastadas.

3-Quieres controlarlo todo: Y no nos referimos a control de que él vaya a irse con otra mujer o con los amigos, nos referimos a control de burradas como la dieta que está siguiendo. Ejemplo: ¿te vas a comer otro pan? No deberías… etc. Fatal, usted no lo haga, para eso él tiene madre, ese es su rol no el tuyo.

4-Se te olvidó que estar en pareja también es pasarlo bien: Da lo mismo si vives con él o si eres pareja puertas afuera, no hay que olvidar que es necesario dejar espacios de entretención. Que no todo sea, quehaceres, pagar cuentas, comprar cortinas, ir al supermercado…. Esas cosas hay que hacerlas, pero enfocarse en sólo eso, hace que nuestra relación se vuelva una lata.

5-Lo tratas como un niño: Esto vendría siendo algo así como el resumen de todos los puntos anteriores y donde más fallamos por lo menos las chilenas. Es curioso, pero pareciera que mientras más profunda y longeva es la relación más nos convertimos en sus madres. “Ponga el despertador para que no se quede dormido”, “le compré estos medicamentos para que tenga en su botiquín” ¡Hey para! El hombre ya tiene o 30 años o más y está completamente capacitado para hacer todo solito. Además recuerda una regla de oro….. a nadie le gusta al final del día acostarse con mamá.

Comentarios

Jessica Ramos
Acerca de Jessica Ramos (64 artículos)
Periodista con experiencia en medios digitales. Blogger y Directora del blog Historias en mis 30 www.jessicaramos.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*