Lo + nuevo

7 cosas de las que no te preocupas a los 30 años

Por: Jessica Ramos

www.jessicaramos.cl

Todos hablan de las cosas o ítems de la vida que debes empezar a tomar en cuenta con la llegada de las tres décadas, pero nadie o pocos nos recuerdan que a esta edad hay cosas que dejan de tener importancia o prioridad. Acá te señalamos algunas para respirar aliviada y sentirte feliz de tener 30 y tantos.

1-Libre: A los 30  años se pueden sentir los verdaderos vientos de la libertad, no estás muy joven para emprender algo como cambiarte de pega o cambiarte el look, y tampoco estás muy vieja para querer vivir la vida, tomarte un año sabático, mandar a la mierda a tus jefes o viajar. Estás en la edad precisa para tomar las mejores decisiones de tu vida.

2-Joven: Posiblemente cuando tenías 20 años te imaginabas que a los 30 y tantos ibas a parecer una señora, media arrugada y con hartas canas. Bueno, estamos seguras que si te miras al espejo estás muy lejos de ser esa imagen de tu cabeza seudo infantil. Estamos segura que incluso estás más regia y guapa que hace 10 años. Ah! Y un dato no menor, te ves mucho menos carreteada y joven que esas mujeres de 30 años que aparecen en la publicidad promocionando marcas de cremas.

3-Más sexual: Mientras más años, la mujer se va poniendo más sensual y consciente de sus atractivos, es capaz de potenciarlos y de aminorar aquellos complejos que nos persiguieron desde los 15 años. Ya no hay rollos al decir abiertamente que te agrada el sexo, ya no está ese temor terrible de quedar embarazada (lo más probable es que sientes que si te pasa accidentalmente estás preparada para afrontarlo hasta sin el padre), ya sabes que el buen sexo no tiene relación con tener las medidas perfectas…. Y lo mejor, esto sí que es lo mejor, los orgasmos tienden a ser mejores y más intensos, porque ya te conoces y sabes mejor qué es lo que quieres.

4-Equilibrio mente y corazón: Cuando se es más joven una tiende a ser más impulsiva, actuar solo con el corazón, nadie dice que hacerlo está mal, pero también hay que pensar con la cabeza, porque de lo contrario, es posible que cometamos más errores. A los 30, dejamos de ser tan atolondradas e impulsivas, las emociones nos importan y mucho, pero también no nos volvemos locas y dejamos todo botado por algo o alguien. Sentimos, pensamos, y  luego actuamos.

5-Dices lo que piensas: Y como diría mi padre, lo dices con prosapia. La gente tiende a escucharte más porque pareces saber de lo que estás hablando, mal que mal, ya has vivido una parte de tu experiencia en este mundo. Ya no tienes que tenerle miedo a decir lo que te pasa por tu corazón o mente, al contrario, te sientes en la obligación de hacerlo, porque de lo contrario, la única persona que traicionas es a ti misma.

6- No importa el qué dirán: Te importa a estas alturas un soberano pepino lo que, por ejemplo, la vecina o la compañera  de trabajo, pueda opinar de ti. Esas cosas ya no son importantes, lo importante es sentirte a gusto contigo misma, y si al resto le gusta bien, y si no, bien también.

7-No te enamora el pelotudo: Bueno, para ser sincera, hay mujeres que se enamoran toda la vida del pelotudo, pero hay casos en que esta afición por estar con un saco de gueás se detiene a los 30 años. A las 3 décadas uno ya más o menos entendió qué cosas se toleran en una relación y qué cosas no o cuando un hombre te ama o cuando uno hombre no está ni ahí. Por ende, hay una  tendencia de que te fije en el bueno y que el bueno se fije en ti, es una cosa energética. Si no te ha pasado, pídeselo al universo.

Comentarios

Jessica Ramos
Acerca de Jessica Ramos (64 artículos)
Periodista con experiencia en medios digitales. Blogger y Directora del blog Historias en mis 30 www.jessicaramos.cl