Lo + nuevo

7 verdades científicas sobre el amor

El amor es uno de las más importantes, pero más incomprendidas emociones que experimentamos. Los cerebros humanos están naturalmente diseñados para la conexión con otros. Por razones biológicas y culturales, muchos creen que se necesita una relación amorosa duradera para vivir realmente el amor. Sin embargo, el amor no es necesariamente un estado duradero, inmutable. El amor desde hace mucho tiempo no es automático, pero requiere un duro trabajo, generosidad y una voluntad.

Hoy les detallamos 7 datos para aydudarles a entender cómo es el amor basado en la ciencia:

El amor es diferente de la pasión o lujuria: La atracción física es una parte importante del amor para la mayoría de nosotros, pero el amor emocional es diferente a la lujuria. Esta última muchas veces es por una sola noche y son encuentros motivados por el deseo y el alcohol, gran combustible de conexiones con personas. Los estudios que escanear el cerebro en tiempo real muestran que manifestamos lujuria en las áreas de motivación/recompensa del cerebro, mientras que el amor enciende las regiones conectado al cuidado y empatía.

El amor es un sentimiento momentáneo y un estado mental a largo plazo: Una nueva investigación muestra que experimentamos el amor en el momento como un estado de comunión. En este momento de profunda conexión, los enamorados son un espejo de mutuos ritmos. Pero el amor también puede ser mental y estado emocional en que nos preocupamos profundamente por el bienestar del otro, sentirse conmovido por el dolor del otro y motivado para ayudar a aliviar cada otro sufre. Sin embargo, el sentimiento de “comunión” es mas bien pasajero, pero el mental permanece.

Construyendo relaciones duraderas lleva su trabajo: Un metanálisis de los estudios a largo plazo de las relaciones amorosas destaca algunos patrones de comportamiento de las parejas con cuota de amor duradero: piensan en el otro positivamente cuando no están juntos ; apoyan mutuamente su crecimiento personal y desarrollo; y se comprometen a compartir experiencias en las que pueden aprender y expandirse a sí mismos.

Podemos incrementar nuestra capacidad para amar: Existe una investigación que señala que el trabajar diariamente en pensamientos positivos incrementa nuestra capacidad de amor. Los monjes que practican regularmente la meditación tienen un ritmo distinto de las ondas alfa cerebrales que persona promedio que no medita. La meditación de atención plena aumenta la actividad en los centros cerebrales relacionados con empatía y las emociones positivas, disminuyendo la activación de nuestros centros de miedo y haciendo de nuestros cerebros unos más interconectados.

Si nos enfocamos en el amor, lo podemos mejorar: Cuando deliberadamente centramos la atención en nuestros sentimientos y acciones hacia la persona amada, empezamos una espiral recíproca positiva de reconocimiento mutuo y felicidad. Porque, seamos honestos: todos queremos ser pensados, cuidados y apreciados. Las investigaciones también muestran que al expresar gratitud en palabras o acciones creamos las emociones positivas en el receptor de éstas.

NO es incondicional: Una de las precondiciones para el sentimiento amoroso es una sensación de seguridad y confianza. Para conectar con atención y amor, la corteza prefrontal del cerebro tiene que enviar una señal a la amígdala (el centro del cerebro alarma) para apagar su respuesta automática de “lucha o huida”. Personas que sufrieron trauma infantil, negligencia, abuso u otras experiencias que amenazan la fijación segura, deberán trabajar más que aquellos que no. Ya que existe la necesidad de sentirse muy seguro para amar en paz. Esto se puede superar con terapia o, a veces, por un compañero que repetidamente demuestra confianza y cuidado.

Es contagioso: Las expresiones de cariño, compasión y empatía pueden inspirar estos sentimientos en los demás. Como se puede ver en líderes como el Dalai Lama o Nelson Mandela quienes inspiran a sus seguidores a ser mejores personas y predicar el bien.

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*