Lo + nuevo

Terapias: Aprender desde la naturaleza

En una de nuestras clases de meditación les pasamos a nuestros alumnos diferentes hojas que recolectamos del suelo y les pedimos que las observaran con detención y detalle.

Cada hoja era diferente: pequeñas, grandes, verdes, amarillas, rojas, café, etc. Algunas se veían firmes, otras delicadas y otras quebradizas. ¿Qué aprendemos de esto?, les preguntamos. Algunos un tanto sorprendidos, nos comentaban las diferencias que tenía cada una y qué las hacía especiales y únicas; otros se fijaron en los procesos que cada una tuvo que pasar, así como sucede en nuestras vidas; otros mencionaron su textura y belleza.

¿Qué aprendemos realmente de esto? ¿Qué nos enseña la naturaleza de todo esto?

La vida está llena de sufrimiento y nos da sorpresas. Así como esa hoja verde y firme estaba en el suelo, no sabemos cuándo llegará nuestro día en que tengamos que partir. Puede ser nosotros mismos o alguien cercano. No todos pasarán por el proceso completo como esa hoja café y quebradiza, que resistió el calor, el viento, la lluvia, aves e insectos durante su vida.

La naturaleza nos enseña que la vida tiene su ciclo y desde que nacemos sabemos que llegará un día donde nuestro cuerpo volverá a la naturaleza.

Debemos estar preparados emocionalmente para enfrentar este proceso natural de la vida y aceptarla como es. Muchos se estresan porque el pelo se torna blanco, otros gastan millones y exponen sus vidas para tapar o eliminar arrugas, usan químicos para tratar de disimular los cambios, pero se olvidan que este proceso es natural y no hay forma de detenerlo.

La corriente social y los medios, nos arrastran diariamente a medir la felicidad por la cantidad de dinero, el mejor auto, el mejor trabajo, el mejor celular, la mejor ropa, etc. Pero, ¿Cuántas de todas esas cosas podemos llevar con nosotros cuando esa hoja verde se cae?

Es por eso que enseñamos a practicar meditación, donde aprendemos a tomar conciencia de lo más importante, “nuestra respiración”. Seguro que muchos de ustedes al leer esto, respirarán profundo y se darán cuenta que están respirando. Eso es parte de la meditación. Tomar conciencia partiendo por nuestras vidas. Pase lo que pase a nuestro alrededor, lo que nos toque enfrentar en nuestras vidas, mientras nos mantengamos vivos, podremos seguir respirando y debemos alegrarnos de este regalo de vida.

Cuando aprendemos a calmar nuestra mente, logramos ver con claridad otras cosas. Por ejemplo, si tenemos una tina que se está llenando con agua, es imposible distinguir el fondo, pero cuando apagamos el agua y esperamos un tiempo, todo se ve transparente y logramos ver incluso las texturas del fondo y otros detalles. Aprender a apagar esa llave que está perturbando tu mente es un proceso que toma tiempo y perseverancia. Meditar nos enseña a observar, controlar nuestras emociones y aceptar la naturaleza como tal, para seguir adelante y prepararnos para lo que nos toque enfrentar.

Los invitamos a respirar y tomar conciencia en cada movimiento.

Ingresa a : Sesiones,  clases y retiros de meditación Arokaya

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*