Lo + nuevo

¿Cómo disminuyo mi estrés?

El estrés no sólo es el resultado de los eventos y presiones diarias sino que también de lo que nosotros nos hacemos y decimos a diario. Entonces para prevenir ponernos más carga de la necesaria y cuidar nuestra salud mental, les recomiendo:

  1. No ser tan duro contigo mismo.

Las auto recriminaciones causan mucho estrés y la verdad es que la mayor parte del estrés es causado por la forma en que tratamos a nosotros mismos. Aprende a ser más tolerante y cariñoso contigo, háblate de forma motivadora y optimista y verás como eso conlleva una sensación de alivio y de energía disponible para ti.

  1. No seas adicto a las preocupaciones.

En vez de estar pensando en todo lo que podría salir mal como una manera de intentar prevenir problemas o estar preparada para ellos, lo que tienes que practicar es tu habilidad para confiar en el futuro, cultivar tu fe, en vez de creer que la vida quiere causarte daño y que debes estar siempre en una posición defensiva, analizando riesgos. Preocuparte no sirve de nada, mejor ocúpate en las tareas que en el hoy puedes resolver y eso ayudará a despejar el camino.

  1. Hazte consciente de tus sentimientos, en lugar de tratar de reprimirlos.

Reprimir tus sentimientos implica el uso de una gran cantidad de energía mental, por lo cual, tienes que permitirte sentir y preguntarte que mensaje te está dando tu cuerpo y usalo como información vital para calibrarte y tomar decisiones en pro de tu salud y armonía. Diariamente, date el tiempo de escuchar tus sentimientos y luego soltar esas emociones, ya que aferrarte a ellas también te degastarán mucho.

  1. Acepta que no puedes controlar a los demás.

Un porcentaje importante de nuestro estrés proviene de los intentos por controlar lo que no podemos controlar (como por ejemplo a las personas) Así como de nuestra dificultad de delegar tareas a otro porque sentimos que no lo harán como nosotros o simplemente porque nos produce mucha angustia no poder supervisar todo lo que hacen para que resulte como tu esperas. Soltar el control y confiar en la capacidad de los demás es esencial para que dejes de intoxicarte diariamente con estrés (sea este estrés raíz de tu intolerancia o de tu desconfianza)

  1. Práctica la gratitud.

En lugar de vivir mirando el vaso medio vacío, dirige tu mirada al vaso medio lleno. El hoy es lo único que existe y está lleno de bendiciones adoptar esta perspectiva aliviará tu estrés; quejarte de tu realidad actual solo creará más estrés y desesperanza.

  1. Aprénde a reír de ti mismo.

En momentos de estrés hay que aprender a reírse de las situaciones que nos estresan así como de los pensamientos y actitudes que uno se ve impulsado a tomar; esto nos ayudará a quitar gravedad a las cosas, tomar perspectiva, soltar y confiar que las cosas irán a mejor.

 

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com