Lo + nuevo

Cómo liberar la ansiedad y relajarte en cinco minutos

Vivimos tiempos paradojales: si bien estamos hiperconectados gracias a nuestros smartphones, tablets, computadores, etc., la realidad es que cada día veo más personas llegar a mi consulta con una sensación de vacío y ansiedad que en gran parte puede ser explicada porque en el fondo, estar tan focalizado en los miles de estímulos externos (infinitos correos, Facebook, Instagram, Twitter,…) no nos deja espacio para conectarnos con nosotros mismos, nuestras motivaciones, sueños, sentimientos y vivencias.

Entiendo que para todos es muy difícil incluir en nuestras apretadas agendas mañanas enteras de “retiro” o escapadas solos a la montaña, playa o campo para poder relajarnos y encontrar la paz que tanto anhelamos. Es por eso, que hoy les propongo una técnica simple, pero muy efectiva para desestresarnos y conectarnos con nosotros mismos en medio de la cuidad: la respiración consciente.

La respiración, generalmente es tranquila. Sin embargo, cuando estamos nerviosos o apurados, la respiración se vuelve corta y agitada, al igual que cuando estamos en tiempos de estrés.

Te sugiero que generes pequeñas pausas en tu rutina diaria (puede ser mientras caminas al trabajo, estás en la fila del banco, manejas o vas en la micro, etc.) y conscientemente te enfoques en tu respiración.

Lograr ver los efectos maravillosos que puede darnos acallar por un rato nuestra mente puede ser inmediato si nos lo permitimos. La respuesta del cuerpo a la relajación, es que los latidos del corazón se equilibran, las emociones se nivelan y la presión arterial baja, produciéndose un estado de bienestar general.

La respiración consciente ayuda a aliviar la tensión, restaurar la energía y reducir el estrés. De hecho, es una de las maneras más rápidas para combatir el estrés en días muy ocupados. Lo mejor de esto, es que es muy sencillo, eficaz y puede hacerse casi en cualquier lugar y en cualquier momento. Para muchas personas, sin embargo, el reto no es saber cuándo respirar conscientemente, sino cómo hacerlo. Y es tan simple como poner atención en cada inhalación y exhalación.

Si además, en este ejercicio logramos visualizar que al inhalar traemos energía positiva y al exhalar botamos todo lo malo que nos perturba, el cambio será aún mayor.

Acá te dejo un ejercicio de respiración que te ayudará a calmar tu cuerpo y mente:

El rápido”: un ejercicio de respiración abdominal básica

  • Encuentra un lugar tranquilo donde nadie te moleste (también puedes hacerlo mientras caminas o sentado en tu oficina).
  • Busca una posición relajada, ya sea que estés  de pie, sentado o acostado.
  • Pon las manos sobre el abdomen (si estás con más personas basta sólo con que te concentres en él), cierra la boca suavemente, toca con tu lengua el paladar y respira por la nariz. Si la nariz se bloquea por alguna razón particular, respira por la boca.
  • Inhala profundamente y poco a poco, llenando el abdomen de aire, en lugar del pecho, tomando conciencia de cómo tu diafragma se mueve hacia abajo y tu abdomen se expande.
  • Al final de la inhalación, no sostengas la respiración; exhala lentamente para que el abdomen caiga automáticamente al exhalar.
  • Trata de botar todo el aire del abdomen en la exhalación.
  • Repetir este ejercicio 10 veces, manteniendo el enfoque en el abdomen con la inhalación y exhalación.

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*