Lo + nuevo

¿Cómo reconocer cuándo amamantar a tu guagua?

Luego del nacimiento, tú y tu bebé comienzan a reconocerse e interpretarse. Naturalmente el imitará tus movimientos buscando de manera orgánica contactarte. Se inicia un proceso de descubrimiento en el que la madre, que está junto al bebé todo el tiempo, aprende muy bien a decodificar y traducir.

Una de las necesidades básicas del bebé, además del contacto y una temperatura agradable, es satisfacer el hambre. Ya he mencionado en otros post que la leche materna se digiere en un promedio de 90 minutos, dato objetivo que te permite estimar cada cuanto tendrá hambre tu hij@. Sin embargo, el lenguaje corporal de tu guagua manifestará diversas señales corporales buscando ser amamantado.

Lo ideal es ofrecer el pecho luego que el bebé despierta y está tranquilo. Hormonalmente coordina sus tiempos de sueño con su siguiente requerimiento de amamantamiento, incidiendo en la producción de leche materna. Si dejas pasar esta oportunidad, podrás observar las siguientes señales tempranas que se detallan de menor a mayor manifestación de la urgencia por amamantar:

  • Hacer sonidos con la boca; sentirás que el bebé emite resonancias utilizando su lengua;
  • Llevarse el puño a la boca y chuparlo;
  • Buscar el pecho, extendiendo sus labios hacia delante;
  • Gimotear,
  • Presionar fuertemente sus puños
  • Inquietud corporal sin llanto.

La interpretación anterior considera que sus otras necesidades han sido previamente cubiertas (cambio de pañal sucio, temperatura corporal, incomodidad por postura, etc).

El llanto es una señal tardía, donde el bebé ya está padeciendo la sensación de hambre y si es este el referente para amamantar se hará más difícil la tarea, dado que se requerirá calmar primero al bebé, para que luego pueda prenderse adecuadamente al pecho, sin desesperación. Labor bastante más desafiante. Una ayuda para empatizar con esta respuesta del bebe es recordar cómo te sientes cuando estas con mucha hambre.

Por otra parte, es interesante considerar que si el bebé no desea pecho no hay forma de obligarlo a prenderse a él. Por lo que puedes estar tranquila que no estarás forzando una toma de leche.

Sin duda que cada bebé tiene su propia individualidad y no necesariamente recurrirá a todas las señales anteriores, o tendrá las propias. Aún así, ofrece un referente objetivo que puede ayudar a interpretar mejor la necesidad de hambre de tu hij@.

Recuerda que tu pecho no solo ofrece nutrición física. Es también un profundo contacto en el que encuentra seguridad, calor y cobijo, recibiendo las primeras impresiones a partir de las cuales generará sus propios recursos de auto regulación emocional en la adultez. No hay contraindicaciones ni excesos en el amamantamiento. Aprovecha este espacio que solo tú le puedes brindar. Relájate y disfrútalo.

Comentarios

Valeria Escobillana
Acerca de Valeria Escobillana (22 artículos)
Doula, Consejera Lactancia y Terapeuta Floral Instructora de Kundalini Yoga Especialista en yoga Pre Natal/Post Natal/ Masaje y Yoga Bebé Mail: mujeres@satya.cl
Contacto: Sitio web

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*