Lo + nuevo

Desafiando nuestra biología: ellos y ellas en el sexo y el amor

El código genético de hombres y mujeres es en un 99% idéntico, pero esas diferencias influyen –pero no determinan- singulares formas de percibir, pensar, sentir, disfrutar, sufrir y relacionarnos.

El código genético de hombres y mujeres es en un 99% idéntico, sin embargo menos de un 1% de estas diferencias influyen –pero no determinan-  singulares formas de percibir, pensar, sentir, disfrutar, sufrir y relacionarnos acorde a nuestro sexo. Ello fundamentalmente por el efecto que tienen sobre nuestra estructura, química cerebral y conexiones neurológicas  dos importantes hormonas: el estrógeno y la testosterona.

Hombres y mujeres tenemos estrógeno y testosterona en diferentes proporciones, siendo predominante en los XY la testosterona y el estrógeno en nosotras las XX. Lo interesante es que hasta los 2 primeros meses de gestación hombres y mujeres tenemos una estructura y química fundamentalmente femenina, es entonces cuando la testosterona hace su intromisión y altera algunas de las conexiones neuronales y estructuras cerebrales masculinizándolas.

Pero, ustedes se preguntarán ¿en que influye todo este torrente hormonal en nuestra forma de ser y en nuestras relaciones?

Si bien, cada quien es el resultado de la combinación de su biología, cultura, género y experiencias personales. El estar influenciados por éstas y otras hormonas hace que las mujeres seamos más propensas a desarrollar habilidades comunicativas y empáticas, buscar activamente establecer vínculos y compromisos con otros, ser detallista, tener muy buena memoria para eventos emotivos, centrarnos en las relaciones y evitar a todo costa los conflictos. Mientras que los hombres son más propensos a ser más individualistas y egocéntricos, ha actuar más que a decir, a ser más impulsivos sexualmente que empáticos, a desatender detalles, ser olvidadizos y ser peleadores. De modo que esta tendencia biológica de cada sexo muchas veces crea una pequeña brecha, confusiones y problemas de comunicación entre ellos y nosotras, por no entender como funcionamos, sentimos, pensamos, actuamos y nos vinculamos unos y otros.

Ahora bien, el ser humano a diferencia de los animales no se haya determinado ni limitado a su biología, es un ser que tiene la posibilidad de cambiar y transformarse a sí mismo, re-educarse e influir desde sus relaciones y ambiente sobre sus propias conexiones, química y estructuras neuronales: puede evolucionar.

La pregunta es ¿hacia dónde?

Humildemente considero que nosotras deberíamos evolucionar hacia:

1-       Aprender a trasmitir claramente a nuestra pareja que sentimos, queremos y necesitamos porque no tienen la habilidad de adivinar que nos sucede, ya que lamentablemente muchos no son tan intuitivos y empáticos  como lo desearíamos.

2-      No dejarnos de lado o ponernos en segundo lugar por priorizar el vínculo, las necesidades y deseos de los otros. El yo es tan importante como el nosotros y los conflictos o crisis no son siempre el fin de una relación, muchas veces son fundamentales para el crecimiento personal y de pareja.

3-      Tomar conciencia como nuestros impulsos sexuales, estados anímicos y autoestima se ven afectadas por las variaciones hormonales que experimentamos mensualmente y según nuestro ciclo vital, para poder darle el peso y significado adecuado y que guían nuestra conducta hacia relaciones más equilibradas.

Y ellos:

1-      Mostrar mayor preocupación por lo  que su pareja siente, quiere y necesita y puesto que no es adivino:  observe y pregunte.

2-      Intentar ponerse en el lugar de tu pareja, es decir, detenerse a pensar antes de actuar teniendo en el horizonte el bienestar de la relación. Recuerda, el nosotros es tan importante como yo.

3-      Si ve a su pareja pasando un mal momento no intente darle respuestas o soluciones, acérquese, abrácela, déjela llorar, quédese, guarde silencio y poco a poco todo volverá a la normalidad.

El desafío de chicos y chicas es ir más allá de nuestra propia biología y sacar todo nuestro potencial como seres humanos y sociales capaces de autoregularse y amar.

Foto: Pinterest

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*