Lo + nuevo

El aporte de la terapia floral durante la gestación, parto y puerperio.

Como mujeres contemporáneas nos vemos exigidas por una diversidad de roles a cumplir. Nuestra atención usualmente está capturada afuera, en diversas actividades, que restringen la posibilidad de espacios personales de reflexión y auto nutrición.

El continuo estrés y rutina desconectan el sentir, disocian el hacer del pensar y transforman nuestras conductas en reacciones. Recuperar nuestro balance resulta ser una tarea desafiante y difícil de mantener.

La terapia Floral constituye un buen apoyo para esto, dada su efectividad y la posibilidad de prescribir un accionar amoroso. Es una forma de medicina energética, que utiliza como ingrediente activo, la vibración de flores específicas (en su mayoría), que ayudan a equilibrarnos emocional, psíquica e incluso físicamente. A través de impregnación gradual, despierta en quién las ingiere, determinadas virtudes y junto con esto, favorece la integración de las experiencias vividas y la construcción de recursos internos que sostengan el desarrollo y crecimiento integral de cada Ser.

La gestación, el parto y el puerperio, son experiencias de mucha transformación y la vivencia que se tenga de las mismas, marcan profundamente a la madre y al bebé.

Estudios evidenciados desde las neurociencias, refieren a cómo las emociones experimentadas en la gestación y la integración de la realidad vivida por la madre, construyen la base de la psiquis del niñ@.

Junto a esto, la vinculación temprana madre-bebé y la calidad de apego que ese niñ@ establezca con su madre, gestarán la base de su personalidad y percepción del mundo.

En este sentido, una madre cercana, receptiva y competente para satisfacer adecuada y oportunamente las necesidades del bebé y niñ@, permitirán una buena calidad de apego, favoreciendo en el futuro adulto, la construcción de efectivos mecanismos de regulación para sobreponerse al estrés mientras se mantiene integrado física, mental y emocionalmente.

En palabras simples: un adulto confiado, explorador del mundo y con una adecuada inteligencia emocional y resiliente.

Sin embargo, para que esto sea posible, se requiere que la madre se encuentre estable, confiada y amorosamente maternada . De ser así, con la ayuda de otros, podrá cubrir sus necesidades básicas, para hacerse cargo de las del bebé de manera efectiva, mientras se sobrepone al cansancio físico y emocional que deviene naturalmente en este proceso.

Lamentablemente, lo anteriormente descrito no es lo habitual, y es aquí que el aporte de la Terapia Floral contribuye a sostener y balancear estos procesos tanto en la madre como en el bebé, sin contar con contraindicaciones.

Tomar esta herramienta como apoyo contribuye notablemente a traspasar periodos desafiantes de manera integral, contribuyendo con nuestra maduración personal, autoconocimiento y desarrollo de la conciencia.

Comentarios

Valeria Escobillana
Acerca de Valeria Escobillana (22 artículos)
Doula, Consejera Lactancia y Terapeuta Floral Instructora de Kundalini Yoga Especialista en yoga Pre Natal/Post Natal/ Masaje y Yoga Bebé Mail: mujeres@satya.cl
Contacto: Sitio web

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*