Lo + nuevo

El gran dolor de cabeza ¿Qué le regalo a mi pareja?

Por @ConstanzadelR

La publicidad en ocasiones pueden ser muy lúcida y este año un comercial navideño me pareció particularmente chistoso e interesante al mostrar la desesperación de muchos y muchas por dar con el regalo perfecto y adivinar qué es eso que el otro desea y oculta tras las  frases: “lo que sea su cariño”, “cualquier cosita”, “algo lindo”, “que sea sorpresa” con la angustia consecuente, de quien recibe ese mensaje, de equivocarse en la interpretación, frustrar o decepcionar al otro.

Navidad debiese de ser época de encuentro, armonía, gratitud y  buenos deseos, sin embargo para varias parejas es un periodo estresante y de cuestionamientos existenciales importantes; tanto así que 1 de cada 5 parejas se preguntan a diario, durante estas fechas, si continuar o poner fin a su relación, ya que el estrés acumulado, el incremento de gastos, la carga laboral, las reuniones familiares, el cierre de año y la planificación de futuras vacaciones ponen a prueba las capacidades de comunicación, acuerdo, coordinación, cooperación, apoyo, tolerancia y proyección futura del nosotros.

En este contexto, los regalos navideños pueden volverse una peligrosa manzana de las discordia, porque aunque suene feo, cuando la relación se encuentra tensa o crítica en el obsequio se pone en juego algo más que el buen gusto o creatividad de quien regala, convirtiéndose en una vía simbólica para evaluar cuánto me escuchas, cuánto te importo, cuánto me valoras, cuánto te intereso, cuánto me conoces y por supuesto, cuánto inviertes en mí y en esta relación. Mi recomendación: menos es más, regálele a su pareja algo que no tiene precio: su motivación y compromiso para cambias hábitos y actitudes en pro de construir un nosotros pleno y feliz.

A continuación les dejo el listado de los hábitos y actitudes que distintos expertos han descubierto que fomentan el bienestar y felicidad de pareja. Busque lápiz y un lindo papel y  escriba “porque te quiero este año me comprometo a”, haga memoria de lo que durante la relación le han pedido, desafíe su ego y su orgullo y atrévase a regalar eso que él o ella le viene solicitando más de una vez:

  1. Abrazar y besar al despertar, al reencontrarse tras las actividades del día, al irse a dormir, independiente de cómo se sientan hacia el otro.
  2. Agradecer diariamente, no dar nada por sentado del tipo “es obvio o tú deber”.
  3. Centrarse más en lo que su pareja hace bien que en lo que hace mal.
  4. Alentar en vez de criticar.
  5. Llamar o enviar durante el día un mensaje piropero o cómplice para mantener la conexión de pareja.
  6. Dedicar al menos media hora diaria a escuchar y hablar con y de la pareja sin distraerse por el teléfono, la televisión o los hijos.
  7. Reconocer los propios errores, validar el dolor o molestia del otro (aún cuando uno no lo comprenda) y pedir perdón. Lo importante es ser feliz no el tener la razón.
  8. Demostrar confianza hacia la pareja, no leer intenciones ocultas ni hacer interpretaciones de lo que “en verdad quería decir” o los “yo sé que es mentira”.
  9. Recordar a diario cuánto le quiere y admira.
  10. A la hora de los conflictos, limitarse al problema presente y no sacar la factura histórica de errores, decepciones y viejas heridas.
  11. Realizar tareas del hogar o de la crianza en conjunto con buena disposición y aceptando y validando el modo de cada quien.
  12. Irse a costar a la cama al mismo tiempo, incluso si uno de los dos se mantendrá después despierto, lo importante es darse un espacio para abrazarse, conversar y acariciarse sin televisión, niños ni tecnología.
  13. Planificar recreaciones semanales que les resulten atractivas a ambos. Idealmente desarrollar un pasatiempo compartido como por ejemplo cocinar en pareja.
  14. En situaciones sociales demostrar cercanía y atención hacia la pareja, no dejarla a su suerte toda la jornada.
  15. Caminar de la mano o al menos procurar que el otro no quede atrás.
  16. Permitir que la pareja tenga un encuentro semanal con sus amigos o amigas sin ponerse controlar, celar, desconfiar y/o resentir.
  17. Priorizar la intimidad emocional y erótica, agendando o planificando semanalmente espacios para ello.
  18. Planificar alguna “escapadita” trimestral de pareja para cambiar aires y salir de la rutina.

Si se le ocurre algo más para agregar el listado siéntase libre de hacerlo, pero recuerde no quedarse en las intenciones, porque las acciones valen más que las palabras

¡Feliz Navidad y prospero Año Nuevo!

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com