Lo + nuevo

Emociones tóxicas, ¿cómo liberarnos de ellas?

Tener emociones, incluso negativas, es parte del ser humano. Pero cuando no tenemos la capacidad de aprender de ellas y avanzar, podemos quedarnos adheridos a ellas volviéndolas tóxicas, impregnándonos de una negatividad que nos impide llegar a nuestro máximo potencial.

Aquí hay tres emociones que, cuando no logramos manejarlas adecuadamente, pueden ir en contra de nuestra salud física, relacional y mental:

  1. Ira: es posiblemente uno de los sentimientos más incómodos por lo que nos es muy difícil serle indiferente, ya que la ira nos llama a actuar. Cuando no tenemos la capacidad para abordar de forma constructiva este sentimiento, experimentamos la sensación de descontrol e irracionalidad y luego la de culpa y vergüenza por nuestro sentir y/o actuar.

¿Cómo comenzar a manejar nuestra ira? Aprendiendo a detectarla a tiempo para que no siga aumentando; aceptar que sentimos rabia pero cuidarnos de no avivarla con más pensamientos iracundos; apartarnos de la persona y la situación que nos provoca la ira y dirigir nuestra energías a calmarnos ayudándonos de nuestra respiración; una vez que alcancemos suficiente calma como para pensar con claridad, resulta de ayuda escribir que sucedió y por qué me afectó y qué quiero hacer o comunicar al respecto (que resulte constructivo en el largo plazo).

Recuerda: la ira es una emoción que se activa cuando nos sentimos pasados a llevar, muchas veces se relaciona con la necesidad de poner un límite. Entonces, utilízala para ser firme y fuerte pero no para ser explosivo, impulsivo y agresivo (a menos que tu vida corra riesgo)

    2. Arrepentimiento: la culpa deshabilita nuestra habilidad para recuperarnos de los acontecimientos y seguir adelante. En lugar de escribir nuevos capítulos, nos hace releer los antiguos y quedarnos adheridos a una situación que ya pasó.

¿Cómo hacer frente a este sentimiento? Lo primero e ineludible es aceptar lo sucedido, lo segundo perdonarte a ti mismo, lo tercero tratar de obtener el aprendizaje de esta experiencia. No te obsesiones con la idea de “que hubiese pasado si” o malgastes tu tiempo repasando la situación para autocriticarte que la cosa irá a peor.

Recuerda: Este sentimiento tiene por objetivo que logres reflexionar tus actos, pero no para castigarte, sino que para hacerte más sabio a partir de tus errores. No olvides que el ser humano vino al mundo a aprender. Saca provecho de lo vivido y suelta con el agradecimiento de que ahora eres mejor que antes.

  1. Vergüenza: nos mantiene encerrados en un infierno personal, convencidos que todos nos juzgan de la peor manera, viéndonos a nosotros mismos como seres inferiores, dignos de rechazo, no merecedores de aprobación, cariño ni placer. Lo irónico es que la vergüenza no tiene que ver con cómo nos juzgan los otros sino cómo nos juzgamos nosotros mismos ¿Qué hacer entonces? Escribe acerca de lo que te da vergüenza (haz un listado de lo que menos te avergüenza a lo que más); en una columna paralela escribe que es lo que temes (por ejemplo: me da vergüenza que las personas me miren, porque tengo miedo de que se fijen en mi fea nariz y se burlen de mi); en una tercera columna escribe te haría bien escuchar para sentirte menos avergonzado (por ejemplo: me avergüenza que la gente me mire y se burle de mi; la gente que me mira no se quiere burlar de mi soy yo la que me persigo con que mi nariz es ridícula); en una cuarta columna escribe que riesgo deberías tomara para confrontar ese sentimiento (ya que temo tanto que se rían de mi nariz, me voy a poner una nariz de payaso e iré a dar una vuelta riéndome de mi mismo)

Si decides mirarte de otra manera y ponerte a prueba y descubrirás que si estableces un dialogo más positivo y light contigo mismo y te atreves a mostrarte un poco más, más que rechazo encontraras valoración y aceptación.

Recuerda: la vergüenza es una emoción que te invita a la auto-superación, no a la auto-limitación, es una emoción que te invita a cultivarte no a cerrarte y bloquearte, así que ¡manos a la obra! Que eso que más te avergüenza es también lo que más deseas vivir de forma libre y plena.

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com