Lo + nuevo

Fantasías sexuales femeninas ¿qué fantasean y por qué?

Una de los resultados, arrojados por las investigaciones en torno a las fantasías eróticas femeninas, que nunca me han dejado de sorprender, es la gran cantidad de mujeres que declaran haber fantaseado con ser forzadas a mantener relaciones sexuales. Aproximadamente entre el 31% al 62% de las mujeres que han participado en estos estudios, han declarado haber tenido esa fantasía entre sus fantasías eróticas más recurrentes.

Tratando de dar una explicación del porqué de este fenómeno, un equipo de psicólogas de la Universidad de North Texas y la Universidad de Notre Dame estudió a 355 mujeres jóvenes, a las que (entre otras fantasías) se les hizo escuchar una narración que incluía un escena donde ocurría una violación; pidiéndoles que trataran de imaginarse a sí mismas como la mujer descrita en el relato y que imaginasen al personaje que cometía la violación como un ser altamente atractivo.

Los resultados del estudio corroboraron que el 62% de los participantes reportaron haber tenido una fantasía erótica asociada a algún tipo de abuso sexual (ser forzada, obligada a realizar una práctica sexual especifica, violada, etc). Concluyendo que las fantasías de un personaje que fuerza y domina sexualmente, juegan un papel importante en el imaginario erótico femenino.

El ¿por qué de esto?

Según las investigadoras, las mujeres, tradicionalmente, hemos sido educadas para controlar y reprimir nuestros deseos sexuales y para ver con malos ojos a las mujeres que tienen conductas sexuales desinhibidas, “promiscuas” o abiertamente provocativas; enseñándonos a sentir culpa, ansiedad, vergüenza y remordimiento por nuestros deseos e iniciativas sexuales. Entonces, la fantasía de ser forzada sexualmente a hacer algo en contra de nuestra voluntad, permitiría desplazar la responsabilidad de mi actuar desde el yo al otro; estrategia mental que facilitaría el poder fantasear y dar rienda suelta a nuestros deseos, libre de culpa, lo que favorecería la satisfacción sexual femenina, al permitirnos excitarnos con una versión erótica de sí misma, que de otra forma (actuando voluntaria y consensuadamente) reprimiría y castigaría.

Sorprendente conclusiones, pero a mi parecer, absolutamente lucidas y comprensibles. Parece que el que ellos tomen un poco más de control de la situación sexual, ayuda a varias a liberarse de inhibiciones y culpas.

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*