Lo + nuevo

Iba a escribir sobre excusas y luego…

Por Pam Costa en www.downtothere.com

En una boda un hombre sabio una vez me dio un consejo: que los días serían largos, pero los años se harían cortos. De hecho, he encontrado en los últimos veinte años de mi relación que es fácil sentirse abrumado por las minucias de nuestra vida diaria… la planificación y programación de la vida de los niños, el trabajo y el deporte, la cocina y la limpieza. Y en medio de ese agobio, es tan fácil decir “No” a las cosas que realmente alimentan nuestras almas, las cosas que sí vamos a recordar al final del año, cuando nos demos cuenta de lo rápido que ha pasado.

Hace varios años, si me hubieran preguntado si el sexo era una parte importante de la ecuación, yo les hubiera respondido con un rápido “obvio”, pero detrás de esa respuesta refleja habrían millones de excusas de por qué no era algo en lo que realmente he invertido tiempo y energía. Sweet Brown lo dijo simple y claro, mi verdadero pensamiento sobre el tema era “¡¿Quién tiene tiempo para eso?!”.

Amo a mi pareja, pero habían miles de otros asuntos más importantes que atender cada noche. Había que cocinar y luego limpiar lo ensuciado, la televisión, cepillarse los dientes, hablar del panorama que vamos a hacer el fin de semana e ir a la cama temprano. Quiero decir, en serio gente, no había minuto de paz. Y los fines de semana, uf! había compromisos sociales y partidos, después de los cuales estaba cansada y mi cabeza dolía y mi estómago estaba revuelto y yo estaba segura de que mañana sería un mejor momento para tener relaciones sexuales y, además, tuvimos que hablar de ese evento que nos invitaron y que aún no decidíamos si ir o no, y que nos obligaba a levantarnos temprano para asistir.

Era tan condenadamente buena para encontrar excusas! De hecho, cuando mi marido me propuso ir a una fiesta súper divertida en el desierto, donde los adultos juegan, se disfrazan y se portan mal, le dije “No” y le di una larga lista de excusas por cinco años enteros. Pero en algún lugar a lo largo del camino, incluso yo me cansé de mis propias excusas. Finalmente accedí y le dije que “Sí, me gustaría ir con él al desierto”. ¿Y saben qué? Me lo pasé genial y volví de nuevo el próximo año y el año después de eso y el año después de eso. Como es evidente en la foto de arriba diciendo “Sí, esto se ve bien en mí!”

Ahora que un año más se apresura a su fin, siento un fuerte deseo de tirar las excusas que me están reteniendo de las experiencias que realmente deseo vivir en el próximo año. Quiero decir “Sí” a masturbarme con más frecuencia y de maneras diferentes a las que he probado antes. Y si se necesita tirar al marido y al hijo de la casa un sábado para conseguir ese tiempo, o tomar un almuerzo más largo entre semana, entonces que así sea. Quiero decir “Sí” a coquetear descaradamente con mi marido a pesar de mi intensa vergüenza al hacerlo. Y viendo el lado positivo de las cosas, puede que no sea necesario aplicarme rubor en los días que elija probar esto. Quiero decir “Sí” a ver menos televisión y llenar ese tiempo con gran sexo en su lugar. Lo siento Apple TV y Netflix, su comodidad aplastantemente impresionante y magnífico humor tendrán que esperar hasta más tarde, cuando esté enferma en algún momento de este invierno.

Soy curiosa: al final del 2016, ¿qué te gustaría recordar por encima del trabajo, de limpiar, de cocinar y de organizar la casa?

Comentarios

Pam Costa
Acerca de Pam Costa (5 artículos)
Ella es Pam Costa, quien después de una década y media trabajando en Apple y Facebook, dejó su carrera en la alta tecnología para fundar Down to There (www.downtothere.com) y así compartir su historia de lucha con el deseo (y falta de) en su matrimonio y para inspirar a otros a buscar mejorar la intimidad en sus propias relaciones. A través de su escritura y coaching, facilita discusiones abiertas sobre el impacto negativo de las creencias culturales y sociales que recibimos sobre el sexo. Pam vive en Cupertino, California, con su esposo y su hijo de 9 años de edad. Ella es optimista de que los desafíos en torno a la sexualidad pueden proporcionar un acceso sorprendentes para renovar y profundizar la intimidad en las relaciones.
Contacto: Sitio web

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*