Lo + nuevo

¿“Intimidad” antes de una competencia deportiva?

En primer lugar, definamos que por ‘intimidad’, me refiero tanto al sexo en solitario y como con otro, y tanto al proceso, como al final de todo acto sexual.

Tanto la masturbación en solitario como las relaciones con otros producen respuestas maravillosas en el organismo: aumenta  el ritmo cardiaco y la respiración, la estimulación de todo el sistema nervioso (energía neuromuscular fluye por todo el cuerpo produciendo sentimientos de felicidad, bienestar y euforia), y la estimulación del sistema endocrino (la estimulación de la pituitaria envía hormonas clave a las glándulas tiroides, suprarrenales y sexuales). La hipófisis, nuestra glándula endocrina maestra, “manda” a las glándulas sexuales a que aumenten la producción de las hormonas sexuales, testosterona y estrógeno, que son vitales para la función y la integridad de nuestros sistemas muscular, esquelético y cardiovascular. Por lo tanto, la intimidad antes de un evento deportivo puede ser un potenciador del rendimiento; Sin embargo, hay una advertencia: los orgasmos de cuerpo completo acompañados de la eyaculación (especialmente para los varones) es un evento de alto gasto energético que requiere un período refractario sustancial para reponer los líquidos perdidos y la energía gastada. Solución: los “edging orgasms” u orgasmos controlados (estimular repetidamente, parando antes de llegar al orgasmo). Con ellos, uno puede llegar a verse vigorizado y vitalizado por la estimulación de los sistemas nervioso, endocrino y cardiovascular. Por cierto, los artistas marciales pueden mejorar tanto la fuerza de sus golpes y su resistencia a los golpes físicos mediante el uso de esta última técnica, la cual a menudo es mencionada en la literatura Qi-gong como Wai Dan y Nei Dan.

La columna en inglés en: http://www.therpom.com/blog/category/from_the_author/

Comentarios

Dr. William Kolbe
Acerca de Dr. William Kolbe (2 artículos)
Me interesé en la sexualidad oriental mientras servía como voluntario del Cuerpo de Paz en El Salvador a finales de los 70. Durante este tiempo, me afilié a la Escuela Gnóstica en San Salvador y recibí clases en sueño lúcido, proyección astral, y sexualidad transformacional. A través de estas enseñanzas y aplicaciones prácticas, el curso de mi vida cambió drásticamente, comenzando a cuestionar los paradigmas sexuales occidentales. Las doctrinas recogidas a partir de los antiguos taoístas, hindúes y egipcios me han permitido potenciar mi propia vida y sexual y la de muchísimas personas con las que he trabajado.
Contacto: Sitio web

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*