Lo + nuevo

¿Por qué él no quiere tener sexo conmigo?

Atrás parece haber quedado la frase “el hombre propone y la mujer dispone” ya que hoy en día, con mayor frecuencia son ellas las que están siendo proactivas a iniciar la actividad sexual con una potencial pareja y más de alguna vez se han encontrado con una negatividad o baja motivación de parte de ellos hacia su iniciativa sexual ¿Qué les puede estar pasando? Aquí les dejo algunas respuestas:

Malas experiencias anteriores:

Los hombres también experimentan un montón de experiencias sexuales negativas, de las cuales no hablan mucho y que pueden estar inhibiendo su iniciativa sexual (por temor a repetir la experiencia). Experiencias que los hicieron sentirse incapaz, avergonzados, angustiados, descontrolados, criticados o presionados. Por lo cual pueden fácilmente interpretar tu iniciativa o insistencia, como una señal de que eres sexualmente entendida, demandante o un poco agresiva; activando una reacción de defensiva de evitación-huida.

Imagen corporal negativa y baja autoestima:

Muchos hombres tienen problemas con su imagen corporal y muchos tienen una baja autoestima (particularmente con respecto al tamaño de su genital y sus habilidades amatorias) Muchos están profundamente preocupados por tu opinión sobre su capacidad para satisfacerte en la cama y temen profundamente decepcionarte; creen que las mujeres sexualmente empoderadas suelen abandonar, criticar o rechazar con facilidad a quienes “no den la talla”. En definitiva, proyectan en ti las críticas y comparaciones que se hacen a ellos mismos.

Tiene dificultades para conciliar sexo con amor:

Muchos hombres criados bajo paradigmas tradicionales y conservadores han terminado por dividir en su mente a las mujeres para casarse (asexuadas) y las para divertirse (sexuadas) de manera que puede ser que sus sentimientos hacia ti le dificultan el intentar mantener relaciones sexuales contigo, porque en su mente quieren mantenerte idealizada (pura y casta). Y de llegar a mantener relaciones sexuales quieren ser ellos los que cumplan con el rol tradicional de hombre que te seduce para llevarte a la cama y no al revés; ya que este modo a la antigua y machista no ven con buenos ojos tu iniciativa sexual. Si este es el caso, quizás debería replantearte si este tipo de hombre es para ti.

Se acuesta con otra: Si ninguna de estas razones es suficiente, nos iremos a la razón más básica y simple: no mantiene relaciones sexuales contigo porque las mantiene con otra persona o desea tenerlas con otra. Quizás está saliendo con alguien más, aún mantiene esperanzas de volver con su ex, tiene una relación formal que te ha ocultado, etc. Y la culpa le impide dar el paso.

Razones hay muchas, lo importante es que no te tomes su negativa como algo personal, ya que las razones tienen más que ver con él mismo, su historia y su psique, que contigo. Paciencia, conversaciones abiertas y sinceras te serán de utilidad y recuerda que él no tiene porque ser un boy scout: siempre listo para la acción


Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com

1 comentario en ¿Por qué él no quiere tener sexo conmigo?

  1. Yo hace poco viví la situación inversa, es decir, tuve una “noche de pasión” con un tipo. Yo soy soltera sin hijos, el también aparentemente no tiene compromisos, ambos somos profesionales, no se si el este saliendo con alguien más o no, el tiene 33 y yo acabo de cumplir 39.

    Como dije, no se si el estará saliendo con alguien más o no, ya que eso no lo dicen ni amarrados, o en el peor de los casos que tenga una novia formal y lo haya ocultado. Yo no tengo pareja oficial y no salgo con nadie más, al contrario, ya que desde hace tiempo vengo arrastrando una sequía espantosa, jjajaja

    El hecho es que al haber tenido intimidad con este tipo, hubo algo que me chocó de su conducta. Como hacia mucho que yo no tenía sexo con nadie, este tipo demostró una actitud demasiado salvaje para mi gusto. No se si su forma habitual a la hora del sexo sea así o solo fue así conmigo. Además la mayor parte del tiempo adopte una actitud más bien pasiva, no se si es porque hacia mucho que estaba fuera de las canchas y se pierde la costumbre o no me sentí totalmente con ganas de ser muy creativa con este sujeto.

    Pensé que quizás si teníamos sexo en unas dos o tres oportunidades a futuro el asunto puede mejorar, ya que cuando uno está hace mucho tiempo sin tener sexo y esta con alguien nuevo, la primera cita por lo general no es muy placentera, ya que hay nerviosismo y no se sabe lo que le gusta al otro.

    Además que noté que en esa noche de pasión faltaron los besos, las caricias. Ya se que entre nosotros no hay un sentimiento de amor ni mucho menos, pero ahí me di cuenta que esos ingredientes son necesarios para que yo me sienta cómoda al tener sexo con alguien.

    No obstante, después mantuvimos una animada e interesante conversación sobre diversos temas, ahí me di cuenta que el tipo tiene otras características que me atraían de el, como que es culto, inteligente, muy práctico, suspicaz, y con mundo, parece que lee la mente del otro, y eso me llamo la atención.
    En general es un tipo frío, pero algo tiene su personalidad que me atrae. A pesar de lo del sexo. Bien vale la pena conocer o profundizar con el aunque sea una amistad.

    Pero yo no estoy muy convencida de seguir teniendo encuentros con el. La verdad es que la atracción inicial se fue diluyendo poco a poco de mi hacia el. Y me planteo ahora que no me interesa tener sexo con un tipo en esas condiciones: sin besos, sin caricias, sin que se comuniquen solo para saber cómo estoy. Claro que esto es típico de una relación de pareja, pero aún así sentí todo muy frío. Quizás no sirvo para salir y tener sexo con un tipo sin sentimiento de por medio.

    El ha seguido insistiendo para que se repitan los encuentros. Y yo le respondo con evasivas.

    Pero lo insólito es que este tipo es profesional de la salud, y yo era su paciente. Estaba en pleno tratamiento cuando salimos, y la verdad me quedaban como 3 sesiones para terminarlo y sentía que ya no quería volver. Obvio que en su consulta, tuvimos sexo de nuevo, pero no me sentí a gusto para nada con el.

    Ya me quedaba 2 citas más en su consulta, y no me estaba sintiendo cómoda con el, aunque como profesional de la salud es un 7, quede 100% satisfecha con el servicio que entrego. Pero si tuviera que volver donde el, no podría hacerlo, porque ya no me sentiría cómoda. El quedo con ganas de más sexo, pero yo no.

    Y la última cita agendada no fui. Me enviaba mensajes pero no le respondí a ninguno. Al día siguiente me pregunta si voy a seguir yendo a futuro a su consulta. Le dije que estaba fuera de Santiago que más adelante si. Pero tampoco le cerré la puerta en la cara.

    Es bien extraño porque siento que si bien no muero por estar con el, tampoco le cerré la puerta, me atrae aunque no lo suficiente, me hubiese gustado tenerlo como amigo ya que hay características en el que me gustan para eso, y como pareja la verdad es que no mucho. Además noté que es algo cómodo, ya que no le interesa correr riesgos de ningún tipo, todo tiene que girar en torno a el, solo le interesa satisfacerse el, entonces ¿para que quiero alguien así? No se por que imagine que podía ser tierno y preocupado por el resto. Sólo le interesa el mismo. Eso me chocó.

    Y ha seguido enviando mensajes para vernos en un ámbito distinto a paciente y profesional de la salud. Yo nunca he sido ni seré grosera con el, le dije que volvería a su consulta a futuro y le deja abierta la posibilidad para concretar encuentros futuros fuera de su consulta. Quién sabe a futuro no lo encuentro tan salvaje…

    Aunque la verdad es que no tengo ganas, no tendría ahora mismo otra cita con el, además me gusta otro tipo que va al gimnasio, y es más joven que yo.
    En realidad ahora no busco pareja, estoy abierta a conocer y “dejarme querer” pero estar con el que realmente me atraiga y me sienta a gusto.

    Y toda esta introducción es porque seguramente el tipo del que hablo se preguntará por que no quise volver a salir con el, ¿Qué habrá de mal con el? Puede pensar que tengo una pareja oficial, que ando con otro, etc, etc. Y claro que me gusta otro pero aún no ha pasado nada. Espero que pase pronto, jajaj

    En fin, a mi no se me ocurriría llamarlo ni enviarle nada. Si me llama el en un mes más o meses,o no llama, me da lo mismo, yo no muero por contactarlo. Siempre seré muy amable con el, no me gusta hacer sentir mal a la gente, soy educada para decir las cosas, y no creo que le de las verdaderas razones de por qué no quise seguir más.

    Igualmente, los demás perciben cuando uno no desea salir con ellos. Saben cuando uno tiene o no tiene interés. Pero en este caso si se debió al hecho que no me gustaron algunas características suyas, ya sea sexuales y de forma de ser, si bien habían otras que me atraían, pero no para ser pareja o amigo con ventaja.

    Hay que arriesgar a veces, para conocer y quedar con lo que nos gusta, nos haga sentir bien y nos haga ser mejor persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*