Lo + nuevo

¿Qué comer y seguir estando emocionalmente bien?

En nuestra vida, hay cientos de libros y sitios que nos dicen qué debemos comer y qué no para ser saludables. Sin embargo, muchas veces estas “reglas” no ponen de mal humor, nos hacen perdernos fiestas con amigos para no tentarnos y comer pizza o tomar vino, etc. Afectando de manera indirecta nuestra salud espiritual y mental, ya que el mantener una vida saludable debe ser un cambio paulatino, que no nos afecte negativamente, al contrario.

Hoy les dejamos tres consejos que podrán seguir antes de incursionar en una nueva dieta.

Tu cuerpo es de confianza:

Muchas veces nos apegamos a dietas reglamentadas porque no confiamos en nuestro cuerpo para tomar la decisión. Y claro, si llevamos las emociones a los alimentos, seleccionaremos aquellos que nos den mas placer al gusto. Pero si damos vuelta esto y dejamos que con conciencia el cuerpo seleccione qué comer, nos impresionaremos de que elegiremos lo más sano. ¡Hagan la prueba!

No hay alimentos malos ni buenos, sólo opciones:

No podemos decir que comerse un trozo de torta sea el mayor pecado y comerse una ensalada verde la mayor virtud, son opciones. Comer sin culpas es un don, como también tener la capacidad de respetar el cuerpo y cuidarlo, nutriéndolo con alimentos que potencian el bienestar del organismo. Por lo tanto hay que sacar de la cabeza que comerse un sándwich con queso es terrible, ¡hay que aprender a disfrutar y tener consciencia!

Sé honesto contigo:

¿Para qué comemos lo que comemos? Es una pregunta que pocas veces nos hacemos, pero realizarlo ayuda a que la comida tome un sentido mas allá de sus sabores, de la dieta, etc. Por ejemplo, yo como manjar porque me provoca un placer impresionante, y también como granola o avena porque además de gustarme mucho, me sirve para mantener una línea balanceada durante mis mañanas y no pasar hambre.

Intentemos hacer una lista de objetivos y ver cómo los alimentos nos ayudan.

Finalmente, si está siguiendo una dieta con un experto, intenta comentarle si sientes que tienes pocas energía, mal humor, te sientes triste o enojado. Porque como dije anteriormente, cualquier cambio abrupto en la alimentación puede que te haga perder kilos, pero ¿a qué precio?

Comentarios

Javiera Gajardo
Acerca de Javiera Gajardo (101 artículos)
Periodista, Blogger e Instructora Integral Pilates Escribo de comida, tendencias, decoración y vida saludable. ¡Si nuestro corazón y mente están bien, nuestro cuerpo también!