Lo + nuevo

¿Qué debemos evitar hacer con los hijos cuando los padres se separan?

Si bien no es fácil tomar la decisión de separarse, esta se dificulta aún más cuando ésta se toma debido a grandes decepciones en la pareja, donde los adultos tienden a culparse y guardar rabia hacia el otro. El gran error en esta situación es que muchos padres tienden a traspasar estas emociones negativas a sus hijos, lo que puede provocar en ellos conductas problemáticas (rechazo a los padres, rebeldía, sensibilidad, entre otras). Es por esto que es primordial señalar los grandes errores que se comente con los hijos en esta circunstancia.

  1. No explicar por qué se separan: hay padres que solo le dicen a sus hijos que se separarán lo que genera inseguridad en ellos, por esto es importante indicar de forma adecuada según la edad de los hijos, por ejemplo: “nos vamos a separar porque estamos peleando mucho y eso los afecta a ustedes”
  2. Explicar todas las razones de la separación: hay parejas que se separan por infidelidad, vivencias de violencia, entre otras, motivos que no deben ser informados a los niños, pues esto puede provocar rabia y resentimiento hacia el otro padre.
  3. Peleas delante de los hijos: cuando los padres discuten delante de ellos o los informan de lo ocurrido provocan que éstos se apropien de los problemas, generando conductas que apuntan a resolver el conflicto entre los padres como un mediador y preocupación (angustia) por la situación familiar.
  4. Insultos hacia el otro padre/madre: muchas veces no se dan cuenta que llegan a este recurso, donde descalifican al otro delante de sus hijos utilizando garabatos y malas palabras, generando además que la imagen del padre atacado cambie de forma negativa en el niño y lo aleje de él.
  5. Informar cuándo uno de los padres no cumple lo prometido: por ejemplo el pago de pensión alimenticia, visitas, paseos, entre otras. Los niños no deben manejar esta información, ya que no son temas que ellos puedan y/o deban solucionar
  6. Privar visitas cuando uno de los padres no cumple con algún acuerdo: los niños no tienen la culpa de que no se respeten los compromisos, por ende no se les puede castigar a ellos por esto.
  7. Usarlos como mensajeros: entregarles este rol a los hijos es un grave error, ya que se enteran de todos los problemas de adultos y además se sienten parte de esto.

Es primordial mantener a los hijos alejados de los problemas de los adultos, ya que ellos no tienen la capacidad de resolver estos temas y solo se genera en ellos incertidumbre, preocupación, angustia, cambios conductuales y emocionales. Mantengamos la imagen de los padres intacta para tener hijos más sanos y felices.

Comentarios

Camila Serrano
Acerca de Camila Serrano (9 artículos)
Psicóloga desde el 2010, © Magíster en Psicoterapia Integrativa, en formación como terapeuta de flores de Bach, me dedico actualmente a la terapia infanto juvenil, sin dejar de lado que esta requiere el trabajo con adultos. Amo mi trabajo y lo llevo a cabo con amor y pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*