Lo + nuevo

¿Qué es mindfulness? ¿Cómo comenzar a practicarlo?

En varios de mis artículos encontrarán que hablo de mindfulness como una herramienta de gran utilidad para nuestro bienestar emocional, sexual y de pareja. Sin embargo, creo que hasta ahora, no me he detenido a explicarles qué es el mindfulness, para qué sirve y cómo podemos comenzar a practicarlo.

El mindfulness es una forma de relacionarnos con la experiencia del día a día, manteniendo consciencia plena de lo que sucede momento a momento en vez de andar por la vida en piloto automático y soñando despiertos.

¿A que me refiero con esto de andar en piloto automático y soñando despiertos? A que la gran mayoría de nosotros hace cosas sin prestar atención a lo que está haciendo, lo que facilita que hagamos todo a medias, cometamos torpezas, en la mitad nos preguntemos ¿Qué iba a hacer yo?, nos demos miles de vueltas en vez de ponernos cien por ciento en la actividad que “tenemos” que hacer, que estemos conversando con alguien y de repente dejemos de escucharlo, que olvidemos el nombre de alguien que nos lo acaba de decir, que comamos sin darnos cuenta que estamos comiendo, que nos pasemos horas en recuerdos del pasado o planes para el futuro. Es decir, perdamos mucho tiempo, energía y efectividad y paradójicamente nos sintamos estresados, cansados y agotados de “hacer tantas cosas”.

En este sentido, el Mindfulness es la práctica de observar conscientemente qué hago, cómo me siento y qué pienso para no actuar de forma automática y reactiva, sino que de forma consciente y adaptativa. Desde mi perspectiva, el Mindfulness es una excelente herramienta para quienes quieran volverse emocionalmente más inteligentes y deseen ser más felices.

¿Por qué digo esto? Porque Mindfulness es una invitación a centrar nuestra atención en el presente, el único tiempo-espacio real donde se unifica nuestro cuerpo y mente y es posible la calma y el disfrute. Y de esta forma, no vernos atrapados por nuestras preocupaciones, apuros, planes, recuerdos, juicios, conversaciones y dramas imaginarios.

Mindfulness, por lo tanto, nos ayuda a adquirir una mayor claridad mental, liberarnos del estrés, conectarnos con nuestro cuerpo, sensaciones y experiencias; nos permite reconocer qué nos sucede sin juzgarnos; aceptar nuestra realidad; liberarnos de condicionamientos; aumentar nuestra energía y nivel de bienestar; disminuir nuestro sufrimiento y volvernos más efectivos y afectivos. Y todo esto por una simple razón: nos enseña otra manera de relacionarnos con la realidad, ya que nos entrenamos para procesar nuestra vida de una manera más amorosa, flexible, fluida y calma.

¿Cómo comenzar con tu propia practica de Mindfulness?

Simplemente elige una actividad diaria como ducharte, lavar los platos, comer, tejer, lavarte los dientes, acariciar a tu pareja, escuchar a tus hijos, etc..y dedícales tu atención plena. De manera que cada vez que te pilles que has dejado de poner atención a lo que estás haciendo porque tus pensamientos te sacan de ahí, vuelve a enfocarte en la tarea elegida. Sin pensar sobre ellas, simplemente vivirla con todos tus sentidos alerta, tal como lo haría un niño que por primera vez en su vida ve una lombriz, es decir, concentrado, libres de juicios, análisis y abierto a la exploración. El objetivo: mantenernos en el presente y enfocados, sin que tu mente te saque de la actividad y si te saca, simplemente vuelve, sin críticas, a la experiencia. Esta actividad te ayudará comenzar a entrenar tu mente para que aprendas a estar consciente, enfocado y presente en pro de tu equilibrio, conexión y felicidad.

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*