Lo + nuevo

#Salud: 4 formas de estar hidratado (aún cuando no te guste tomar agua)

La hidratación corporal es una de la rutinas que todos deberíamos tener a diario, si pensamos en los beneficios de esto los más visibles son, mejor calidad de la piel, pelo más fuerte y sano, uñas más fuertes, mejor digestión, menos retención de líquidos, etc. Es por eso que hoy les dejamos 4 maravillosas opciones para hidratarnos, sin tener la necesidad de beber un vaso de agua, que sabemos a muchos no les gusta.

  1. Limón (o cualquier fruta cítrica)

Los beneficios del limón se extienden más allá de su delicioso sabor agridulce. Este además es una buena fuente de vitamina C, un nutriente importante para el tejido conectivo del cuerpo, del colágeno y de los huesos a la piel. También ayuda a reducir el estrés y potencialmente previene el cáncer. Esto va para las naranjas, pomelos y limones. ¡Trata con una fruta cítrica diferente cada día de la semana, así no te aburres!

  1. Frutas y verduras

Muchos se engañan pensando que la comida sólida no nos aporta con agua, muchas frutas y vegetales se conforman principalmente de agua. Por ejemplo, una manzana tiene un 85% de agua por unidad. Al consumirla, el cuerpo absorbe el líquido, pero además las vitaminas y nutrientes envasados en estos. Un consejo para quienes no deseen consumir la fruta por sí sola (aunque es la opción más recomendable), es tratar de mezclar tus favoritas en un batido con semilla de linaza.

Esto mismo aplica para los vegetales de hojas verdes, siendo una muy buena opción el consumo de ensaladas, batidos verdes, entre otros.

  1. El té

El té de por sí es diurético, pero eso no quiere decir que no nos hidrate, al contrario. La mitad de una taza de té está repleta de antioxidantes y fitoquímicos, que nos ayudar a protegernos contra el cáncer. Evitar la amargura con una pizca de estevia 100% natural, ayuda a beberlo frío o caliente según se desee.

  1. Sopas

En el verano no es muy común beber sopas calientes, pero está la opción de las frías que son muy ricas y en base a vegetales (gazpacho). La sopa de pollo es muy buena cuando se trata de hidratación (¿recuerdan que cuando nos enfermamos del estómago siempre nos dan estas sopitas?). El caldo, basado en carne envía un montón de líquido a tu cuerpo y su forma ayuda a entregar más fácilmente los nutrientes y minerales a nuestro organismo. La sopa de pollo en particular contiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a prevenir los síntomas del resfriado común y reducir el dolor en las articulaciones. Incluso se usa para sanar el revestimiento de los intestinos, apoyando una digestión apropiada. Y lo mejor es que ¡es tan rica!

Otro consejo para concluir la nota es que si desean beber agua, ojalá sea embotellada. ¿Por qué?, porque el cuero necesita minerales para poder hidratarse y perder la sed. El agua de la llave no contiene esos minerales, y pese a que es potable, tiene cloro y eso no es bueno ni muy sabroso.

@JaviGajardoV

Comentarios

Javiera Gajardo
Acerca de Javiera Gajardo (101 artículos)
Periodista, Blogger e Instructora Integral Pilates Escribo de comida, tendencias, decoración y vida saludable. ¡Si nuestro corazón y mente están bien, nuestro cuerpo también!

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*