Lo + nuevo

Sexualidad y embarazo: conflictos y oportunidades

El embarazo es una experiencia que conlleva cambios físicos pero también emocionales y relacionales, lo que impacta en nuestra vida sexual. Aquí les dejo cuatro situaciones tipo con las que quizás tengan que lidiar.

Deseo y embarazo

El deseo sexual puede cambiar drásticamente de un trimestre a otro o bien no alterarse en lo más mínimo (con respecto a tu nivel de deseo anterior a quedarte embarazada). Ello dependerá de cada quién, ya que no hay una norma que rija a toda mujer embarazada.

Ahora, si bien muchas pueden llegar a experimentar un alza en su deseo (por el mix hormonal del momento y la mayor irrigación sanguínea de la zona genital) o una disminución drástica (por síntomas del embarazo como mareos, ascos o vómitos) la disposición a la actividad sexual dependerá de la personalidad de quién esté embarazada. El deseo sexual no es sólo el “drive” o impulso hormonal, es también el anhelo y la motivación a tener relaciones sexuales (y esto es psíquico, no físico). Por ende, si las ganas de “querer querer” nunca han estado presentes o si la visión del encuentro sexual se ve como algo peligroso o desagradable no hay hormona que te movilice a tener actividad sexual con tu pareja. Mi consejo ¿qué tal si le pones el mismo entusiasmo que le pusiste para quedarte embarazada, para nutrir tu intimidad de pareja? Porque como decía el rey del rock and roll “Is now or never” cuando llegue tu bebé hacerse las ganas y la motivación será cuesta arriba.

Cambios corporales y rutinas sexuales

Es altamente probable que si estás embarazada has tenido varias veces relaciones sexuales con tu pareja y a estas alturas ya hayan establecido ciertas “rutinas” que gustan a ambos. Sin embargo, tus cambios físicos pueden hacer que lo que te agradaba antes ya no te acomode o no te guste tanto. Esto puede volverse un problema o una oportunidad según la actitud que adopten ambos. Un problema si se afanan en frustrarse porque las cosas no son como antes y se cierran a probar nuevas estrategias para el disfrute mutua. Una oportunidad, si utilizan esta situación para informarse, explorar y conversar de aquello que puede enriquecer y dar variedad a su vida íntima.

Santificación del cuerpo y deseo sexual

Es bastante común que el deseo femenino y/o masculino se vea afectado por la apariencia maternal del cuerpo de la mujer embarazada. Ello, ya que inconscientemente nos conectamos con enseñanzas cristianas que sitúan al cuerpo de la “Santa Madre” como algo sagrado, puro y asexual; alentando un distanciamiento de la actividad erótica para evitar contaminar y corromperla a través de este acto que ha sido asociado al pecado y lo impuro. Mi consejo: trabaje para cambiar la forma negativa de ver la sexualidad (como un acto agresivo y peligroso) y contemplarla como una actividad de amor y placer que resulta beneficiosa para la madre, la pareja y el bebé. De ser necesario, pida apoyo terapéutico para integrar lo maternal con lo sexual, porque probablemente este tema no se limitará a los 9 meses de embarazo y puede terminar pasándole la cuenta a su relación en el largo plazo.

Tres son multitud

Así como entorpece la vida sexual el santificar el cuerpo de la madre, de igual manera lo entorpece el estar enfocando la atención en el bebé no nato durante las relaciones íntimas. Hay muchos que tienen fantasías de que el bebé podría llegar a observarlos, juzgarlos, sentirse violentado o invadido por la conducta erótica de su padres y dejen de tener relaciones sexuales guiados por estás ideas irracionales de daño, intrusión u observación que les genera sentimientos encontrados y que los motiva a evitar la actividad sexual para no tener que lidiar con ellos. Mi consejo: pídale al ginecólogo que los acompaña en su embarazo que les explique si es posible que el bebé sienta, vea o sea dañado por la actividad sexual para así dejar de lado fantasías varias a partir de certezas científicas. Y hágase consciente de lo positivo que resulta para su bebé tener un ambiente lleno de hormonas y neuroquímicos asociados al placer, la conexión y la felicidad.

Comentarios

Constanza del Rosario
Acerca de Constanza del Rosario (240 artículos)
Psicóloga especialista en relaciones de pareja y sexualidad. Yogadicta. Me contactan en: constanzadelrosario@gmail.com