Lo + nuevo

Tips para enfrentar a una suegra mañosa

¿Ya no la aguantas? ¿fantaseas con envenenarla o hacerla desaparecer para siempre? Si este es tu caso, entonces ¡esta es tu nota!

La suegra. Vaya personaje ¿no creen? Se pueden escribir varios libros acerca de esa mujer que parió a ese hombre que amas, esa mujer que le lavó el poto, le limpió los mocos y lo quiso mucho, pero mucho antes que  tú.

Los amores entre una madre y una pareja son completamente distintos. Para ser bien honestas el único amor realmente incondicional de una  mujer, es el amor de madre, así que mejor partamos de esa base para ubicarnos bien en el mapa.

Pero a pesar de lo anterior,  hay que decir que que existen suegras (o viejas como quieren decirles) odiosas, y a veces nos superan. Para aquellas que se sienten así, acá van algunos consejos estratégicos de sobrevivencia. ¡Suerte!

1-Para la metete

Hay señoras que no saben cuál es su lugar. Pasa mucho cuando sólo tienen un hijo y es el regalón de mamá. Estamos hablando de esas suegras se meten en cosas que realmente ya no les incumbe como la alimentación del “niño”, si sube o baja de peso, si el nieto está gordito como debe estar, si la casa está limpia, si sabes cocinar charquicán y cazuela, etc etc etc.

Seguramente si estás en este caso de nuera superada, lo más probable es que te dan ganas de gritarle un par de garabatos a la señora para decirle que se deje de meterse a donde no le incumbe. Pero una mujer inteligente haría otra cosa, algo mucho más estratégico, se haría la interesada en sus hermosos consejos. Sí, lo que leíste. Nadie dice que realmente te intereses o los sigas, pero si un día le preguntas cómo hace algo, por ejemplo “oiga, sabe que hace tiempo que quiero hacer una cazuela y no me resulta, usted que cocina tan rico ¿me daría la receta”. Da lo mismo si vas a hacer el plato o no, el tema es que te mostrarás abierta a que ella te enseñe algo y eso…. Hará que ella también se sienta a gusto, reconocida y valorada.

Salvo que la señora sea malvada de adentro o tenga una relación malsana de amor con su hijo, lo más probable es que ella valore ese gesto y te deje de joder.

2-Para la criticona

Están otras que viven criticando todo, desde cómo está decorada la casa, cómo gastan el dinero, el trabajo que hacen etc. El primer impulso es tirarle un buen par de garabatos o gritarle algo atroz, pero ¡no lo hagas!

Una mujer sabia haría lo siguiente: le encontraría todita la razón. ¡Sí! Tal cual, nadie dice tampoco que de verdad lo hagas, pero lo que ella espera es que te exasperes y le tires una pachotada de vuelta. En vez de eso, sonríele de la manera más dulce humanamente posible y dile “Sí suegrita, usted sí que sabe, sí que tiene la razón”. Con eso la dejarás KO, sin argumento para seguir mosqueando.

3-Para la que llega y se queda sin invitación

Hay suegras que parecen no necesitar una invitación para ir a casa a tomar once, almorzar o para ver la teleserie. Ellas simplemente llegan y no se van nunca!  Invaden tu casa, tus espacios y tu tiempo de calidad junto a tu pareja. Lo peor es que no reaccionan ante tus caras de amurrada o de disgusto cada vez que la ves parada en tu puerta sin previo aviso.

Es complicado lidiar con una suegra así, lo más probable es que termines discutiendo con tu pareja. Bueno, eso es lo que quizás quiere, pero no se lo permitas. Cada vez que llegue sin ser invitada, muéstrale tu mejor sonrisa, dale la bienvenida como si fuera la reina Isabel. Pero luego, anda quitándole comodidades. ¿Quiere té? ¡Ay qué lata se acabó el té, sólo hay café! ¿quiere almuerzo? Chuta!!! Justo no hiciste lo suficiente, no hay. ¿Quiere ver la teleserie… ¡Ay, está malo el cable! Haz esto de manera lenta, cosa que no se note mucho que es a propósito.

Luego de tanto bochorno, le dirás que para evitar tanta molestia, seleccione un día a la semana (u ojalá uno cada 15 días si es demasiado pesada) para atenderla como corresponde, para que haya té, almuerzo y el canal que ama. Para una mujer como ella no querrías menos ¿cierto?

4-Para la manipuladora

Hay señoras que se las saben por libro. Saben cuándo tienen que enfermarse, cuándo tienen que llorar, cuándo justo les tiene que pasar algo para estropearte algún panoramas de a dos, porque al final la idea es que él esté atento a ella y no a ti.

Fácilmente podrías declararle la guerra a esta mujer manipuladora, pero en vez de eso le puedes dar de su propia medicina. Si sabes que es tan sólo un juego de manipulación –y no es que de verdad la señora está mal y necesita ayuda- entonces ofrécete tu amorosamente en ayudarla, tu pareja encontrará que eres la mejor. Esto la descolocará ya que ella lo que quiere es que él esté y no tú. Hazlo varias veces, de seguro que se aburre de hacer teatro.

Comentarios

Jessica Ramos
Acerca de Jessica Ramos (64 artículos)
Periodista con experiencia en medios digitales. Blogger y Directora del blog Historias en mis 30 www.jessicaramos.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*